Un regalo de Sergio Astorga

sábado, 5 de noviembre de 2011

Metamorfosis: Syrinx... y Debussy

.


Para Isabel Romana, que me regaló a Palantea



"Entonces inundó el bosque una música liviana y suave semejante a la que Favonio provoca con su soplo cuando, al empezar la primavera, hace cantar las hojas de las encinas y los castaños y los incita a dar frutos: alegre como el aleteo de las mariposas y más dulce que la miel de las abejas. Evocaba también otros sonidos: el goteo del agua sobre una piedra, el chasquido de la hojarasca bajo las pisadas diminutas de las aves y su picoteo, el lento transcurrir del tiempo. Era tan hermosa aquella melodía que apaciguaba el espíritu y hacía olvidar los pesares. Sin darse cuenta, Rea Silvia se había ido acercando a la entrada de la cueva y, con cautela, miró al exterior.


Dándole la espalda, sentada sobre un viejo tocón entre la niebla, una muchacha tocaba la siringa. Vestía una túnica parda y dos trenzas castañas se anudaban por encima de su cabeza dejando la nuca desnuda. A su alrededor unos cuantos cerdos hocicaban en la espesura buscando las bellotas que tardíamente habían caído a tierra. Se quedó inmóvil escuchando mientras su corazón recuperaba el ritmo normal y se serenaba. Luego, despacio para no asustarla, se le acercó. La muchacha se sobresaltó y dejó de tocar."

Isabel Barceló . La fundación de Roma - 1ª parte, cap. VI











¿Les ha gustado? ¿Verdad que es una delicia la aparición de "mi" personaje en la espléndida novela de Isabel? Nunca le agradeceré bastante que tan generosamente me haya brindado ser una pastorcita como Palantea en el relato de la fundación de Roma.

Pero para que mis lectoyentes no se fatiguen en exceso por mi proverbial y endémico narcisismo, vayamos al instrumento mencionado por mi querida Romana. Sí, efectivamente... lo que la pastorcilla toca tan despreocupadamente en el bosque de Silana inmediatamente antes de su primer encuentro con Rea Silvia es una siringa.

El DRAE define así la palabra que la nombra, en su primera acepción:

siringa.

1. Poét.Especie de zampoña, compuesta de varios tubos de caña que forman escala musical y van sujetos unos al lado de otros.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados



Además, intercalada en el encantador texto de nuestra escritora, tienen Vds. una fotografía para que se hagan una idea de cómo es. ¿A que les suena? Seguramente  les resultará también familiar por el nombre de Flauta de Pan.

Pan, el semidios... Siringa... o Siringe... o Syrinx...

¿Les han contado alguna vez la historia de Syrinx (o Siringa) y Pan? Estoy segura de que la mayor parte de quienes leen este blog conocen de sobra este episodio de Las Metamorfosis de Ovidio. Pero, por si acaso alguno no fue a clase aquel día, comoquiera además que tengo que justificar ante la jefa de esta bitácora el número de palabras que me exige al mes y toda vez también que, ya que escribo pocas entradas, estas deben, por compensación, ser largas como días sin pan o travesías en el desierto... pues eso, que les voy a contar el relato, quieran Vds. o no; se pongan como se pongan. Debo añadirles que como por hoy ya he cubierto el cupo de corta y pega que me está permitido y puesto que tengo dos traducciones (*) del pasaje ovidiano y  de una me gustan unas cosas y otras de la otra, paso a transcribirles "alla maniera sui generis della comtessa"... lo que nos relata el poeta latino.
En definitiva, mis lectoyentes van a leer un refrito condesiano de tan hermoso texto, narrado como un relato que Ovidio  pone en boca de Mercurio con objeto de adormecer a Argos inmediatamente antes de degollarlo. Yo sé que no es muy edificante la acción de Hermes (aunque sea quien rige los designios de los geminianos)  pero es lo que hay y no vamos a andar a estas alturas edulcorando la poesía ovidiana.

A lo que íbamos...

En los fríos montes de la Arcadia vivía una náyade, la más hermosa entre las Hamadríades de Nonacris, a quien las ninfas llamaban Syringa. Ninguna había eludido como ella los requerimientos y pretensiones de faunos y dioses que habitaban el campo o el bosque. Rendía culto a la diosa Ortigia, a la que consagraba su virginidad y por su forma de ceñirse la túnica a la manera de Diana habría podido pasar por la mismísima Latonia, si no fuera porque la diosa usaba arco de oro, en tanto el que aquélla tensaba era de cuerno.
Un día en que Syrinx descendía del monte Liceo se encontró con Pan, que ceñía su cabeza con agujas de pino. El dios, al verla, le habla así: "¡Cede, oh bella ninfa, a los deseos de un dios que desea llamarse tu esposo!". La ninfa, insensible, lo ignora y huye de él, pero como Pan continuase en su porfía de darle alcance a toda costa, Siringa se ve obligada a correr hasta que las plácidas aguas del arenoso río Ladón le cortan la huida. Viendo que no tenía salvación, la náyade suplica a sus límpidas hermanas que la socorran y ellas, apiadadas, escuchan su petición de ayuda transformándola con gran rapidez. Cuando Pan llega a su altura e intenta abrazarla, lo único que sus brazos oprimen es un montón de cañas de pantano. Y comoquiera que, al abrazarlas y suspirar sobre ellas, el viento produjo en aquellas un sonido leve y suave, como de lamentos, el dios, cautivado por la dulzura del sonido creado, dijo: "Siempre habrá este diálogo entre vosotras y yo. Os abrazo, ¡oh cañas!, y desde hoy os abrazaré, como esposo, de mil maneras diferentes y siempre ardorosas". Unió pues cañas de formas y tamaños distintos con una ensambladura de cera, creando el nuevo instrumento que lo acompañó desde entonces y al que otorgó el nombre de la ninfa que nunca pudo conseguir: siringa.

 P.P. Rubens. (1577-1640). Pan y Siringa (1617-1619). Palacio de Buckingham. Londres.



¿A que es bonito..?

¿Creen Vds. que aquí se acaba todo? Pues no señor, que para una vez que me decido a escribir, van a tener que aguantarme un poquito más. Porque ha llegado el momento en que hace de nuevo acto de presencia nuestro buen amigo Claudio. Que sí, que sí, que tienen razón, que lo traigo mucho por las Variaciones. Pero es una de mis debilidades, qu'est-ce qu'on va faire!

Y es que el bueno de Debussy compuso en 1913 una pequeña pieza llamada justamente Syrinx. Y, lógicamente, fue escrita para flauta. Su duración es mínima, apenas un susurro o un suspiro, pero es hermosa y leve como ellos. Y, naturalmente, tiene su historia... Y sí, no me arruguen el ceño que también se la voy a contar.

He dicho algo más arriba que la breve composición se llama Syrinx (*), pero el título original que le dio nuestro francés fue precisamente La flûte de Pan (la flauta de Pan). Seis años antes, Gabriel Mourey, el poeta y dramaturgo francés, y el propio Debussy se embarcaron en el proyecto de escribir una ópera sobre el tema de Tristán e Isolda. Convencidos de que nunca la acabarían, abandonaron la idea precisamente en 1913. Y es entonces cuando Mourey le hace el nuevo encargo de una música incidental para su obra de teatro en tres actos,  Psyché (Psique). Pieza que, por otra parte, también quedaría inconclusa. Se trataba de que el compositor ilustrara el episodio de la muerte de Pan, representado concretamente en la 1ª escena del último acto.

El texto al que acompañaba la flauta desde fuera de la escena decía (y dice) así:

LA NAÏADE

Prodige! Il semble que la nuit ait dénoué
Sa ceinture et qu'en écartant ses voiles
Elle ait laissé, pour se jouer,
Sur la terre tomber toutes les étoiles...
Oh! comme, dans les champs solennels du silence,
Mélodieusemente elles s'épanouissent!
Crois-tu que l'amant d'Eurydice
Faisait vibrer de plus touchants
Et plus sublimes chants
Les cordes d'airain de sa lyre?
Non, n'est-ce pas?

L'ORÉADE

Tais-toi, contiens ta joie, écoute.

LA NAÏADE

Si tu savais quel étrange délire
M'enlace, me pénétre toute!
Si tu savais... je ne puis pas te dire
Ce que j'éprouve. La douceur
Voluptueuse éparse en cette nuit m'affole...
Danser, oui je voudrais, comme tes soeurs,
Danser... frapper de mes pieds nus le sol
En cadence et, comme elles, sans effort,
Avec d'harmonieuses poses,
Èperdument livrer mon corps
À la force ondoyante et rythmique des choses!
Celle-ci qui, dans sa grâce légère,
Elève vers le ciel là-bas
Ses beaux bras.
Ressemble, au bord des calmes eaux
Où elle se reflète, un grand oiseau
Impatient de la lumière...
Et celle-là que des feuilles couronnet
Et qui, si complaisamment, donne
Aux lèvres de la lune à baiser ses seins blancs
Et l'urne close de ses flancs...
Et cette autre tout près qui, lascive, sans feinte,
Se roule sur ce lit de rouges hyacinthes...
Et cette autre dont on ne voit plus que les yeux
Etinceler, telles deux taches
De Soleil, dans la frondaison de ses cheveux.
Qui l'enveloppent et la cachent...
Par la chair d'elles toutes coule un feu divin
Et de l'amour de Pan toutes son embrasées...
Et moi, la même ardeur s'insinue en mes veines;
O Pan, les sons de ta syrinx, ainsi qu'un vin
Trop adorant et trop doux, m'ont grisée;

O Pan, je n'ai plus peur de toi, je t'appartiens!...

LA NÁYADE

¡Oh, prodigio! Parece que la noche haya desanudado
Su cinturón y que, abriendo sus velos,
Haya dejado caer sobre la tierra,
Solo por divertirse, todas las estrellas...
¡Oh, cómo se derraman melodiosamente
Por los campos solemnes de silencio!
¿No crees que el amante de Eurídice
Haría vibrar con los más conmovedores
Y sublimes cantos 
Las cuerdas de bronce de su lira?
¿No lo crees?

LA ORÉADE

¡Calla... contén tu alegría... escucha!

LA NÁYADE

¡Si supieras qué extraño delirio 
Me abraza, me traspasa toda!
Si supieras... no puedo decirte
Lo que esiento. Una dulzura
Voluptuosa y desordenada me enloquece esta noche...
 ¡Danzar... oh sí, me gustaría, como tus hermanas.
Danzar...golpear el suelo con mis pies desnudos
Cadenciosamente y, como ellas, sin esfuerzo,
Con posturas armoniosas,
Abandonar mi cuerpo  sin remedio
A la fuerza ondulante y rítmica de las cosas!
Ésta que, en su gracia ligera,
Eleva hacia el cielo
Sus hermosos brazos.
Parece, a la orilla de las calmadas aguas
Donde se refleja, un gran pájaro
Impaciente de luz...
O aquélla, coronada de hojas, 
Que tan complacientemente da a besar
A los labios de la luna, sus blancos pechos
Y la cerrada urna de su seno...
Y esta otra, tan cercana, que,
Lasciva y sin fingir rueda sobre ese lecho de rojos jacintos...
Y otra más, de la que solo se ven brillar  sus ojos, 
Como dos máculas
De sol en la frondosidad de sus cabellos 
Que la envuelven y la esconden...
Por la carne de todas ellas se desliza un fuego divino 
Y a todas las abraza el amor de Pan...
Y a mí, el mismo ardor se trasluce en mis venas.
¡Oh, Pan, los sonidos de tu siringa me han embriagado 
Como un vino demasiado encantador y demasiado dulce!
¡Oh, Pan, ya no tengo miedo de ti, te pertenezco! 
                                                                             (Trad. Paz Juan)



La pieza fue estrenada el 1 de diciembre de aquel 1913 por el instrumentista a quien iba dedicada, Louis Fleury, quien interpretaría también muchas otras piezas de Debussy. El lugar elegido, la casa de Louis Mors, en Paris. Fleury conservaría durante mucho años la partitura original.
Originalmente fue creada sin barras de compás ni marcas de respiración. Años más tarde, otro flautista, Marcel Moyse, le marcaría dichas pautas siendo su transcripción la utilizada habitualmente en las interpretaciones actuales.
Como buena parte de las obras impresionistas, tiene un marcado caracter descriptivo e ilustrador.  Es fácil reconocer en ella las complejas pinceladas de los sentimientos contenidos, de la emoción, del sentido que acompaña a la palabra. Es profundamente intimista, pero la música va y viene, ondulante,  de principio a fin de la obra. Intenta ser la expresión más fiel de la última melodía que Pan interpreta antes de morir. La náyade, Syrinx, es la corporeización de ese delirio último del dios. El poema y la música se engarzan armoniosamente. Muchos entendidos opinan que esa pieza brevísima marcó un punto de inflexión en la composición para flauta del francés.

Sin embargo, esta obra que es referencia para todo aquel que estudia o interpreta música con la travesera, en rarísimas ocasiones se representa con el recitado del hermosísimo poema para el que fue creada. Es habitual escucharla, fuera de programa y como propina en recitales o conciertos de flauta, pero siempre para ese instrumento solo. Y para que Vds. puedan elegir con qué versión se quedan, les he traido las dos. No son excluyentes ni, mucho menos, incompatibles y pueden degustar de las dos cuantas veces quieran pues esta vez les he atormentado con mucha letra para tan poca música como luego ha resultado. Poca en duración,  que la armonía, la elegancia, la fragilidad que se desprende de esta pequeña joya compensa con creces su escasa extensión. Espero que el poema les ayude a dar sentido a la música. Seguro que después de escucharlas a un tiempo entienden mejor los compases sutiles de don Claudio.


C.Debussy (1862-1918). Syrinx. 1 Para flauta y voz. 2 Para flauta sola. Juliette Hurel, flauta. Florence Darel, voz. Impressions françaises. ZigZag Territoires, 2011




Bien, ya tienen Vds. deberes para estar entretenidos una buena temporada. Dosifíquenlos, no vayan a sucumbir víctimas de una sobredosis flautístico-mitólogica. Créanme que la resaca es horrorosa.
Espero, mientras tanto, poder solucionar los problemas de lógística "windosiana" con los que Bill Gates martiriza a esta pobre condesa. Hartita me tiene el pájaro. Les aseguro que en cuanto pueda (y mucho me temo que irá para largo) me paso a la manzana.

Hasta que vuelva a someterles a una nueva tortura metamorfosiana, háganme el tremendo favor de ser todo lo felices que puedan. Y he de reconocer que teniendo que soportar 15 días de campaña, unas elecciones y un más que sonado triunfo anunciado van a tener que echarle muchas ganas y trabajar duro para lograrlo.

Eso sí, el único azul que entrará en esta bitácora es el de mi vestido de raso.

Buenas noches.

_________________________
(*) Textos utilizados:
      Para Las Metamorfosis de Ovidio
      1) Austral nº 1326. Traducción de Federico Carlos Sainz de Robles. Espasa-Calpe, 1963 (amena, pero poco fiel al texto latino)
      2) Alianza (BT 8202) Clásicos de Grecia y Roma. Trad. Antonio Ramírez de Verger y Fernando Navarro Antolín. Alianza Editorial, 1995. Octava reimpresión (2009)
      Para los datos sobre Syrinx de Debussy
      1) Juliette Hurel, en el disco de referencia más arriba indicada.
      2 Syrinx, wikipedia.

.

29 comentarios:

fra miquel dijo...

Ahora mismo me pongo a hacer los deberes. No conocía yo la historia de esta flauta. Y sale usted muy bien en la novela de Isabel... :-)
Besos

Freia dijo...

Estoy segura de que Syrinx la oirá a no mucho tardar (si es que no la ha escuchado ya) de labios y dedos queridos y cercanos. Me acordé de Vd. al escribir este post. 

Un abrazo, pater... ¿Cómo va el aprendiz de baobab?

alestedemadrid dijo...

Música y mitología... qué buena compañía en esta mañana de domingo donde por fin sale el sol. Un saludo

fra miquel dijo...

Escuchado está. ;o)
El aprendiz de baobab...pues ir, lo que se dice ir.., no va.
La semillas se hincharon pero no prosperaron. Tal vez les haga falta un poco más de calor. Lo vuelvo a probar en primavera...tengo más semillas ;o)
besos

fra miquel dijo...

Para alestedemadrid: Suerte teneis en Madrid, en Barcelona llueve :o(

Nameit dijo...

Condesa, esta entrada es el acabóse. Como siempre le digo, debería dedicarse a escribir (entre otras cosas). Un beso enorme y nos hablamos pronto!

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Me has arrancado carcajadas de risa con tu texto. A mi no me importa el largo de los mismos como a muchos, sino el contenido, y realmente si me he reido a carcajadas con 'los lectoyentes van a leer un refrito condesiano' y demas frases intermedias de horario, mas la musica, pues Sra. Condesa dese por hecha que me ha hecho muy pero muy feliz.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

(Por cierto, a mi tambien suelen criticarme el largo de mis textos y es que gracias a Bill se ven larguisimos cuando impresos a veces ni siquiera ocupan una hoja) Y la aocmpaño en el sentimiento de tener que esperar para un cacharro mejor donde escribir.

NáN dijo...

Cómo le agradezco, Condesa, que esta vez me haya sacado el lustre con una obra en una lengua cristiana. Así el placer del original cantado es doble.

Una entrada redonda. Semiinclinado, aireo el sombrero en su presencia.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Pues insisito que me alegro que cuando escribes, escribas como mas te guste, cuentes y nos recuentes que para eso se hicieron los blogs, no para poner 3 renglones! (Se nota que estoy cansada que me digan que escribo textos muy largos???)
y vuelvo a reirme con la lectura que nos has brindado.

Devaneos de un moderno Peter Pan dijo...

Condesa, muy bonito y muy logrado el remix entre la Flûte de Pan y Syrinx. Efectivamente, al menos en mi caso, conocía la historia gracias a Ovidio y las mil quinientas lecturas que se debe hacer de ellas durante la carrrera. Sin irnos del tema, pero sin tener nada que ver, lo que más me gusta de las Metamorfosis es ese ego del final ovidiano "¡Viviré!"
¿Ha oído usted la versión de Christina Rosevinge sobre los amores imposibles de Eco y Narciso?

En otro orden de cosas... Le reto a usted a un duelo: ¿qué me dice sobre el Dodecafonismo musical de Schönberg y la poesía de J.E. Cirlot?

Un saludo marquesil.
PeterP.

sergio astorga dijo...

Condesa, he sido raptado, regreso cuando Debussy me libere.

Abrazos pánicos.
Sergio Astorga

anarkasis dijo...

en tres intentos, mientras curro, he logrado leerme enterica la anotación
me he bajado las siringas aunque le pese a la minissstra, que se va a ir a tocar la siringa un tiempo si nadie lo impide, a la vista de la goleada que le metió el "liberal", (lástima que no se lleve a zuazu a merendarle la siringa)
que le decía, que ya paso de nuevo luego que escuche las siringas
(les dije que se quedaran en la playa, ¡que no escuchan!)

Ricardo Miñana dijo...

Hola Freia, siempre es un placer pasar a leer tus bonitas narrativas,
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

Freia dijo...

En primer lugar, perdón por el retraso. Bill Gates sigue dándome problemas.

Aleste

Buenos días, aunque hoy nublados. Fíjese que a mí me gusta escucharla especialmente de noche. Quizá porque es una pieza que a mí me inclina a la serenidad y un pelín a la melancolía.
Un fuerte abrazo

Fra Miquel

A la siguiente irá la vencida. Téngame al día. Un abrazo

Nameit

Mi queridísima Nameit, jajaja... pues no sé de dónde iba yo a sacar tiempo ahora... Y encima sin ordenador.
Gracias por tus palabras porque gracias a ellas venzo la inercia cada vez mayor y me siento a intentar publicar algo.

Un abrazo y un beso muy, muy fuertes.

Freia dijo...

Alejandra Sotelo

Querida porteña, me alegra mucho haber podido hacerle sonreír o reír abiertamente. Aun así, debo insistir: era un refrito de todas todas, jejeje.
Y sí, no me va a quedar más remedio que resetear el ordenador... (miedo me da con lo torpe que soy) porque lo que es la manzana va a tener que esperar.

Un abrazo transcontinental (le debo correo; no me olvido)

Nàn

Jajaja, lengua cristiana, mi querido Nano... Vaaaaale, acepto el alemán como lenguajje bárbaro... ¿A que es una preciosidad el texto?
A mí me encantó que cayera en mis manos precisamente esta versión ilustrada con un poema tan hermoso.

Un abrazo delicado y suave, Nano querido.

Freia dijo...

Devaneos....

Mi querido Peter P...., ya sabía yo que lo de Ovidio le iba a encantar... Si se lo sabe Vd. de memoria...
Me voy al Spotify a escucharlo, que a mí esa mujer me guata muchísimo desde hace mucho tiempo, que es de mi quinta más que de la suya...
Por lo que respecta al dodecafonismo y la poesía de Cirlot, le confieso, no sin rubor, mi más absoluta ignorancia. Lamento no poder ayudarla.

Un abrazo bien fuerte que llegue hasta su nuevo destino.
Que sepa que le echo mucho de menos. La calle Huertas no es igual sin Vd..

Freia dijo...

Sergio

Mi querido abarrotero, espero que "quien" lo haya raptado sea consciente del enorme privilegio que significa tenerlo a Vd. cerca (sea o no don Claudio)
Si ve al gallo de colores en el camino, dele Vd. las gracias de mi parte.

Un abrazo nayádico y cañero.

Anarkasis

Aysss, querida, mejor no hablamos de problemas Ciber, que yo estoy a punto de tirar la toalla y el portátil por la ventana....
Jajaja, ciertamente la ministra se iría a tocar la siringa si tuviera el suficiente talento para hacerlo, pero no es el caso, de modo que se irá directamente a hacer puñetas, dejándonis descansados... Claro que el que viene, ya ha anunciado que directamente va a suprimir el ministerio... ¡Apañaos vamos, querida! Lo de Zaugaza lo suscribo totalmente y con el mismo verbo usado por Vd. ¡Creo que es el peor director que ha tenido nunca el Prado! Confío en que el próximo sea menos tecnócrata y más sabio... Aunque me da que puede que este se mantenga... No se van a molestar ni en nombrar otro nuevo.

Un abrazo fuerte, querida

Freia dijo...

Ricardo

Gracias por tus palabras, Ricardo. Los mismos deseos para ti.

Un abrazo

anarkasis dijo...

Anoche me di el placer de a malas horas subir el volumen con las "siringas" a ver que pasaba
hubo de todo: volaron zapatos, caras curiosonas que salían desde las esquinas a... ver que era eso,
incluso alguien gritó,
- ¡menudo solo! "Sabrá quedaoagusto la gabacha.
pueseso.
que fue un placer

Isabel dijo...

Armonía sutil y encantadora la de esta entrada. Es un verdadero palcer leerla y escuchar esta delicadeza.

Feliz y plácida tarde de domingo, querida.

Abrazos

Freia dijo...

Celebro que a las dos os haya gustado aunque en casa de Anarkasis haya habido diversidad de opiniones (por aquello de los zapatos, jajaja)
Me ronda por la cabeza alguna otra del mismo tipo, pero la condesa es vaga, vaguísima y aunque la cabeza sea veloz y pronta a trabajar, el resto del organismo no suele acompañarla en el optimismo. Ya veremos.

Un abrazo y un beso fuerte a las dos, queridas.

María dijo...

Vengo luego, que esto merece un rato más largo del que dispongo ahora.
Besosssss

manuel dijo...

Que bien habla la sra. condesa. Y yo que creía que una flauta de pan se comía con tomate y aceite de oliva. Besos para los dos.

Freia dijo...

Creí que os había contestado a los dos ya.
Perdón, perdón por el retraso.

Jajaja, me ha gustado esa definición de la flauta de pan. Mucho más que la otra, sí señor.
María sabes que puedes pasearte por aquí cuando quieras, sin ninguna obligación de ningún tipo. Solo por el placer de géneros por aquí.

Un abrazo muy fuerte

Txema dijo...

Me pillas con Lakmé y su famoso duo, un poco relajado con las voces de Netrebko y Garanka, pero no tanto como para no poder confirmar algo que siempre he sostenido.

Por muchas leyes que existan, el problema fundamental es la educación desde el inicio de la vida.

Además, siempre cabe la posibilidad de que un gobierno indulete a un maltratador, ¿verdad?

besos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Querida condesita, pido disculpas por haber llegado tarde a esta deliciosa entrada. Aunque, ya se sabe, nunca es tarde si la dicha es buena... Me ha encantado cómo has relatado la historia de la Syrinx y me fascina esta música deliciosa, que evoca esos tiempos arcaicos y llenos de misterios, donde hombres y dioses vivían juntos (y, a veces, hasta revueltos). Un abrazo muy fuerte y muchísimas gracias por dedicarme este post.

Freia dijo...

Mi queridísima Isabel, ¡qué menos! Vd. fue mi fuente de inspiración y era una forma (pequeñita) de devolverle el regalo de su Palantea.
Pues sí, es de esas músicas de acompañamiento a un texto que tiene validez perfecta en sí misma. Y tiene razón, evoca épocas en que las cosas eran más primigenias, primitivas y más sencillas (también más mediatizadas y mediatizadoras) que ahora.

Un abrazo, mi querida Romana.

Blogger dijo...

Hello Ya'll,

Below are the most recommended BTC exchanges (BTC for CASH):
Coinbase: $1 min. trade
CoinMama

Earn free BITCOINS with the best bitcoin faucet rotator:
BEST Faucet Rotator