Un regalo de Sergio Astorga

sábado, 1 de junio de 2013

El privilegio de la música







 Jan y Hubert van Eyck. Políptico de la Adoración del Cordero Místico (detalle). 1432. 
Catedral de San Babón. Gante.


Cuando se vive en una ciudad como Madrid o Barcelona se es muy consciente de los trastornos que comporta la circulación, las distancias para acudir al trabajo, el ruido, los humos, los atascos, la velocidad a la que trabajamos, caminamos, nos movemos. Pero como todo tiene su contrapartida también sabemos que la oferta cultural de que disfrutamos, en muchos aspectos, es inmensa comparada con la del resto de las ciudades que salpican la piel de toro. Yo me atrevo a ir un poquito más allá: en el terreno de lo estrictamente musical pienso que, en la actualidad, nada tenemos que envidiar a París, Londres, Viena o Berlín en ese sentido. Seguramente en otras manifestaciones artísticas, tampoco. Al menos, y después de ver la agencia cultural de las otras, así me lo parece.

Y como uno no elige las fechas de los conciertos, hay semanas en que esta condesa no tiene ni una sola velada musical y otras, como la presente, en que se le acumula el trabajo. Cinco conciertos, uno detrás de otro. Desde el domingo hasta anteayer, jueves, sin descanso. Y miren, es cansado sí, pero es un auténtico privilegio. Y si no ya me dirán conforme vayan leyendo la relación y su desglose. Juzguen por Vds. mismos si valió o no la pena el cansancio.

El pasado fin de semana, de mañana bordadora y tranquila, se cerró a la tarde con una ópera. Versión concierto pero ópera al fin y al cabo. Y de uno de los grandes. El Imeneo, de Händel, dentro del ciclo Universo Barroco-Sala Sinfónica. La orquesta era de auténtico lujo y para mi gusto, una de las mejores barrocas que existen. Y a la batuta de The Academy of Ancient Music y de su coro -es un decir pues no la usa-, nada menos que su creador y quien la ha dirigido durante 40 años, el todavía enérgico y joven a pesar de sus casi 72 años, Christopher Hogwood.
No es un obra excesivamente representada o cantada en salas de audición y pertenece al género de las denominadas óperas serias. Lleva número de catálogo HWV 41 y fue terminada por don Jorge Federico en 1740, correspondiendo la autoría del libreto a Silvio Stampiglia. Aquel mismo año se estrenó en Londres, el día de Santa Cecilia.
Una orquesta pequeña, cinco solistas y un coro. De forma breve les cuento mi sensación, exclusivamente la mía. La Rosmene, a cargo de la soprano Rebecca Bottone fue muy pero que muy justita. No lograba darle al papel femenino más importante de la obra ni el dramatismo, ni el color ni la profundidad vocal que requería. Muy agradable y entregada la también soprano Lucy Crowe en el papel de Clomiri, la amante ignorada de Imeneo y con un timbre de voz realmente bello. Correctos los bajos Vittorio Prato -Imeneo- y Stephen Loges -Argenio, padre de Clomiri. Quien destacó, a mi parecer, sobre todos ellos fue la sustituta -por enfermedad del contratenor- Renata Pokupic, mezzosoprano, que interpretaba el papel de Tirinto, amante de Rosmene. A pesar de que no derrrochaba volumen de voz, su presencia vocal fue creciendo conforme avanzaba la obra. Se creía el texto y la música y así es mucho más fácil emocionar. Con un tono de voz muy bello y una tesitura casi casi de contralto pero llegando con soltura a las notas más altas, dio el máximo en las dos últimas arias. Fue un placer escucharla cantar, se lo aseguro.
Y los cinco estuvieron arropados por un coro realmente soberbio y una orquesta que sonaba a música celestial. Porque, ¡qué bien sonaba, mis queridos lectoyentes! Se distinguía perfectamente cada uno de los instrumentos pero el conjunto surgía maravillosamente empastado, aterciopelado, suave, hermosísimo, gracias a un clavecinista y director que todavía tiene mucho que decir en este mundillo musical.
En definitiva, uno de esos conciertos de los que uno sale con el alma ligera y bailando un giga.



Händel (1685-1759). Imeneo. Sorge nell'alma mia. Joyce di Donato, mezzosoprano. Youtube. Canal de ssiroe.


Pero no era más que el principio.






Al día siguiente, en el ciclo de Bach Modern, doña Elisabeth Leonsakaja convertía a Bach en un pan de sandwich especialísimo relleno con las composiciones de dos grandes rusos.
Lo que voy a decir ahora hará que la mayor parte de mis lectoyentes murmure: "¡¡¿Pero quién se ha creído esta buena mujer que es para meterse con la Leonskaja?!!". Con toda seguridad no les faltará razón. Y es que la técnica de esta soberbia intérprete sigue siendo perfecta y magistral, pero aunque hizo gala de ella en su ejecución de las dos piezas del viejo peluca, lo cierto es que a mí no me dijo nada. El inicio de la Fantasía Cromática y fuga me pareció rarísima y el resto de la obra no conseguía conmoverme lo más mínimo. Su Concerto italiano sonó antiguo, quiero decir que era una forma de tocar al alemán como se hacía hace 60 años, demasiado "cantarín". A mí me gusta un Bach más desnudo, en purito esqueleto, pero también más concentrado, pensado, profundo. Además se notaba que no se sentía a gusto y tocó con partitura, lo que no es habitual en ella. Después oí en algún corrillo que no suele interpretar a Bach prácticamente nunca y de todo el mundo es sabido que no es una de sus especialidades.
Pero todo hay que decirlo, su Variaciones sobre un acorde del discípulo Schnittke y, sobre todo, su Sonata nº 2 del maestro Shostakovich sonaron sencillamente magistrales. Esta última pieza especialmente es dura y difícil. Y aquí sí interpretó sin partitura y se notaba que disfrutaba con lo que hacía. Se movía con desenvoltura y sentía profundamente lo que transcribía al piano desde el libro.
De todas formas, no se vayan a pensar Vds. que el concierto no valió la pena. Que lo que ocurre también es que esta condesa está muy tiquismiquis últimamente y le pone pegas a casi todo. Vamos, que se cree un crítico in pectore desde que acude a cinco conciertos seguidos. No se olviden de que estamos hablando de la Leonskaja, una de las grandes, grandes, grandes y a la que yo, además, adoro. Sus Schubert y Beethoven me siguen estremeciendo. Hablamos pues de peros, dentro de la excelencia. Ya, ya sé que no hay nada más atrevido que la necedad pero es que mentiría si les digo que su Bach me gustó porque no lo hizo.




J.S.Bach (1685-1750). Fantasía cromática y fuga en re menor, BWV 903. I Fantasía. G. Leonhardt, clave. Bach 2000. Teldec, 2000.



Shostakovich (1906-1975). Sonata nº2 para piano. Maria Yudina, piano. Youtube, canal gullivior



J.S.Bach (1685-1750). Concierto italiano en fa mayor BWV 971. III  Presto. A.Schnabel, piano. Bach 2000. Teldec, 2000.



Pero 24 horas más tarde, otra vez Bach y de nuevo al piano me emocionó profundamente. Y por quien es muchos, muchos años más joven que su antecesora, aunque ésta sea maestra y referente. Les cuento.
El martes, en el ciclo de Grandes Intérpretes, de Scherzo, tocaba Piotr Anderszewski. Casi sobre la marcha cambió el orden de las piezas a interpretar y yo creo que acertó. En la primera parte, la Suite francesa nº5 del de Leipzig y la Fantasía en do menor de Schumann. Después del descanso, En un frondoso sendero de Janácek y la Suite inglesa nº3 de Bach. Nuevamente Bach, alfa y omega, principio y fin. 
No sin hacerles notar que esta condesa y muchos de sus coincidentes concertiles están hasta el moño de la falta de luz durante la interpretación en los ciclos de piano -porque digo yo entonces que para qué nos reparten programa con los movimientos de que consta cada pieza- el concierto tuvo mucho de mágico. Debo decirles además que la criaturita que se encargó de la faena tiene solamente  44 añitos, lo que en un intérprete del piano es casi, casi decir un chaval. 
Me gustó mucho el trabajo que se tomó en crear muchísimos matices en la composición de Schumann. Ese pasar del derroche al intimismo, de la alegría desbordada a la mayor de las gravedades con el único hilo conductor de la pasión, ese golpe de péndulo constante que suele ser la música del alemán atormentado salieron reforzados en los dedos de este húngaro-polaco vital y detallista. Sonó también muy hermosa la composición de Janacek, a pesar de lo aburrido que suele ser casi siempre la obra de este buen hombre.
Pero, a mis humildes entendederas y a mi ánimo, les conmovió profundamente la interpretación de las dos suites de Bach. Que la materia prima de entrada es de excelente calidad nadie lo duda, que la ausencia de luz en la sala -sí, esa que me enfada tanto- contribuyó a crear el clima, pues también. Pero ¡qué desnudez, qué paso tan sutil entre movimientos, que fuerza en el piano y qué suavidad sin solución de continuidad! 
Es más que probable que me equivoque en mis apreciaciones pero me gustó mucho más el Bach más joven que el maduro. Así son las cosas a veces.



J.S.Bach (1685-1750). Suite francesa nº 5 en Sol mayor , BWV 816.  A.Schiff, piano. Decca, 1993
1 Allemande
2 Sarabande
3 Loure
4 Gigue



L.Janácek (1854-1928). Po zarostlém chodni cku (En un frondoso sendero). Libro II. Radoslav Kvapil, piano. Regis, 1994
1 - Andante
2 - Più mosso
3 - Allegro-Adagio



J.S.Bach (1685-1750). Suite inglesa  nº 3 en Sol mayor , BWV 816.  M.Perahia, piano. Sony, 1998-9









El miércoles nos trajo una gratísima sorpresa a los asistentes a la sala de cámara en el primer concierto del ciclo Contrapunto de Verano. Era la primera vez que tocaba en Madrid el Cuarteto de Jerusalén. Cinco conciertos forman el ciclo y tienen por objeto interpretar la Integral de los Cuartetos de Shostakovich, alternando con 10 contrapuntos del Arte de la Fuga de Bach. De nuevo, Bach. Aunque esta vez era él el relleno del sandwich, miren Vds. por dónde. 
Y literalmente nos quedamos con la boca abierta y felices como perdices. ¡Qué bien suenan estos chicos! Y son jóvenes, muy jóvenes. Cuatro músicos hebreos rusos, que hicieron buena parte de sus estudios en Jerusalén - de ahí su nombre- y cuya media de edad les aseguro que es casi escandalosamente corta para lo bien que interpretan. Tienen un sonido brillante, hermoso, con matices infinitos (¿a que me pongo cursi?) pero con una potencia y un volumen cuando ellos quieren que sencillamente sobrecoge. 
Delicado a rabiar y casi impresionista el cuarteto nº 1, endiabladamente difícil de interpretar el nº 12 y bellísimo y muy, muy triste el nº 8. Entre medias, dos "pequeños" integrantes de la obra cumbre del contrapunto (no solo bachiano sino referencia musical absoluta). Créanme que embelesaron al Auditorio. Además se entregaron con toda la fuerza, la energía, la concentración del mundo. Y tocaron muy, muy, muy bien. No creo que nos decepcionen lo más mínimo -más bien lo contrario- en los cuatro conciertos que todavía nos brindarán a lo largo de mes y medio.



D.Shostakovich (1906-1975). Integral de cuartetos de cuerda. Fitzwilliam String Quartet. London (Decca), 1975-77.
J.S.Bach (1685-1759). El Arte de la Fuga. Glenn Gould, piano. Sony, 1967, remast. 1997
1) Shostakovich. Cuarteto nº 1 II Allegro molto
2) Bach. Contrapunctus 1
3) Shostakovich. Cuarteto nº 12  I Moderato.Allegretto.
4) Bach. Contrapunctus 2
5) Shostakovich. Cuarteto nº 8  I Largo
6) Shostakovich. Cuarteto nº 8  II Allegro molto


Y bueno, ya hemos llegado al último día. Sé de sobra que muchos no habrán sido capaces de soportar la pesadez hasta aquí. Es muy difícil con la falta de tiempo de que adolecemos todos que dediquemos tantos minutos a leer una referencia de músicas que no hemos escuchado. Si Vds. también hubieran asistido se sentirían identificados o disentirían de mis sensaciones. Pero así, en vena, resulta una lectura ardua.
Menos mal que, si les apetece, la música -esta vez intercalada- siempre les recibe con los brazos abiertos.



Jan y Hubert van Eyck. Políptico de la Adoración del Cordero Místico (detalle). 1432. 
Catedral de San Babón. Gante.


El jueves teníamos una velada especial y largamente esperada pues debería haberse producido a finales de febrero. La ingesta de marisco en mal estado por parte del barítono protagonista -si es que los que somos triperos...- dio al traste entonces con nuestras ganas, manteniéndolas activas durante casi cuatro meses. 
Y fue un digno, dignísimo broche a esta minimaratón musical. Debo reconocer que yo aguanté bien el deseo de escuchar a Matthias Görne en el Ciclo de Lied porque tuve la suerte de hacerlo hace unas tres semanas, cuando cantó con la OCNE lieder de Schubert y Strauss al alimón. Espectacular. 
Ayer tocaban canciones de Schumann y Mahler. Y lo hizo tan bien Görne (solo se le fueron ligeramente algunos agudos al inicio del recital), que estábamos todos conmovidos. Y utilizo la palabra sensu stricto y con conocimiento de causa. Porque aunque la velada constaba de dos partes fue el propio barítono el que acalló los aplausos que cerraban el primer grupo. No se tomó un respiro ni para beber agua. Y la segunda parte... Sacre Bleu!, la segunda parte era hermosa a rabiar, difícil como ella sola y con unos textos preciosos... y tristes. Tristísimos. La música los mejoraba, les daba mayor sentido, sublimaba los versos (¡Hala, otra vez cursilona perdida!) pero la tristeza de música y verso unida a la de la voz de Görne nos empapó a todos.
El elemento común de estos lieder de la segunda mitad eran la muerte y la guerra. Y cuando Herr Görne interpreta lo hace con tanto sentimiento, con tanta credibilidad, con una voz que se va acoplando perfectamente hasta en los más mínimos detalles a las inflexiones y el sentido del texto, que cuando el concierto terminó, quien esto les escribe se sentía profundamente acongojada. Créanme cuando les digo que me costó reaccionar. Con todo, debo añadir que este alemanote con pinta de cerdito Babe y cervecero de la Oktoberfest, -como dice una amiga- a un tiempo, cada vez canta mejor. Que su registro vocal a cada concierto se vuelve más amplio, que su timbre es hermoso hasta estremecer. Ahora mismo (y no es que lo diga yo) es el mejor intérprete de lieder de Schubert que existe. Y no solo de Schubert.




R.Schumann (1810-1856). H.Schlusnus, barítono. Youtube, canal serdarzzt y
vstasov
1 - Der Soldat, op. 40 nº 3 (El Soldado)
2 - Nachtlied, op. 96, nº 1 (Canción nocturna)


R.Schumann (1810-1856). Mein schöner Stern, op. 101 nº 4. (Mi hermosa estrella). Ely Ammeling, soprano. Youtube, canal de nare949


G.Mahler (1860-1911). Rückert Lieder (Canciones de Rückert). D.Fischer-Dieskau, barítono.  An die Musik. Deutsche Grammophon, 2005
1) Ich atmet' einen linden Duft! (¡Respiré una suave fragancia!)
2) Ich bin der Welt abhanden gekommen (Me he retirado del mundo)



G.Mahler (1860-1911). Kindertotenlieder y Des Knaben Wunderhorn (La canción de los niños muertos y El muchacho del cuerno maravilloso). Thomas Hampson, barítono, Anne Sofie von Otter, mezzo-soprano, Thomas Quasthoff, barítono. Gustav Mahler, edición completa. Deutsche Grammophon y Decca, 2010. 
1 - Nun seh' ich wohl, warum so dunkle Flammen (Ahora ya entiendo por qué oscuras llamas...) 
2 - Wenn deine Mütterlein (Cuando tu madrecita)
3 - Revelge (Toque de diana)
4 - Das irdische Leben (La vida terrenal)
5 - Der Tamboursg'sell  (El tambor)
6 - Urlicht (Luz primigenia)




Buffff! Esta entrada ha sido intensa. Tanto como lo ha sido mi semana musical. Solo que me temo que Vds. salen perdiendo. A mí se me ha hecho ligera, perfecta, emotiva, muy muy buena, un lujo. Es lo que tiene la música. Si, por el contrario, mi texto se les ha hecho pesado y arduo -que lo es- salténselo con tranquilidad (¡qué graciosa -me dirán- y lo dice ahora..!) y disfruten de esta pequeña antología ilustrativa de lo que ha sido para mí un auténtico privilegio y cuya confección me ha traído por la calle de la amargura de lo larga y variopinta que es. Además, les prometo que nos les voy a dar la lata durante unos cuantos días que para eso les he dejado material de sobra.


Intenten ser felices a pesar de los pesares y disfruten del sol y el buen tiempo que parece que por fin se han decidido a asomar un pie.


Buenas noches.



13 comentarios:

emejota dijo...

Seré breve a estas horas de la noche y reconocer que vivir en Madrid o Barcelona, por mencionar dos ciudades grandes de la península tiene grandes ventajas culturales. Bss.

Fackel dijo...

Eres impecable haciendo de crítica musical de la Corte y Villa, Freia. Te admiro por ello. Y yo qu eme limito a recomendar audiciones como ésta...

http://laantorchadekraus.blogspot.com.es/2013/06/las-lagrimas-de-narciso-y-las-de.html

Sigue en tus trece que merece la pena.

Antonio Rodriguez dijo...

Cuanta buena música nos regalas.
Un beso

Anónimo dijo...

Very interesting observations and comments about Leonskaja playing Bach!! Thank you! Desde luego en esta ocasión no fue ella sino la organización de la SERIE quién decidió el programa "bocata" como has dicho. Una curiosidad: Sé que tocaría Bach con la partitura puesta, pero no sé si se puso las gafas (si te acuerdas)... Pues en Valladolid no. Y yo entiendo que nada más era para sentirse más segura (porque sin gafas no pudo leerla prácticamente)... Seguro que para tocar Schinittke se las puso ;-)

Cuánta envidia de que hayas podido escucharla tocar Chromatic Fantasie and Fugue, aunque no te guste... Porque ni sé si me gustará o no... Ni lo sabré - creo que no lo tocará en más ocasiones en público... estaba preparado sólo para el recital de Madrid. En este caso, Madrid siempre tiene más suerte, o mejor dicho, más privilegiado que Barcelona...

Por último, qué ofreció de bis(es), si aún te acuerdas, friend? Gracias de nuevo...

Freia dijo...

Emejota

Querida emejota. No importa en absoluto su brevedad. A mí lo que me encanta es que siga siendo una incondicional de esta bitácora y le doy las gracias por ello. No sabe lo que me importa tener a mis lectores cerca y saberlos cerca también.
Dése un chapuzon en "mi" Mediterráneo por mí. Un abrazo y un beso muy fuertes.

Fackel

Querida Antorcha. En la música no hay límites. En ocasiones, lo que parece más pequeño, escondido y nimio resulta el mayor tesoro. A mí me ha parecido tu entrada muy hermosa. Y la música es una auténtica preciosidad.

Un abrazo muy fuerte.

Freia dijo...

Antonio

Mi querido Antonio, afortunadamente existe Internet, ¿verdad?. Es él quien nos permite compartir la música.
Para mí se ha convertido en una herramienta fundamental a la hora de transmitir emociones. Son los compositores, intérpretes y la red quienes realmente nos regalan. Yo me limito a recogerla y traerla hasta aquí.

Confío en que todo vaya bien. Un abrazo muy fuerte y gracias siempre por venir.

Freia dijo...

Anónimo

Antes de nada, Anónimo, bienvenido a esta bitácora. Me cuesta no poder dirigirme a Vd. con algún nombre, pero su comentario es tan amable y lleno de sugerencias interesantes que el nombre se convierte en algo poco o nada importante.
En primer lugar, quisiera insistir en mi admiración por la Leonskaja. Me gusta mucho, mucho. No es la primera vez que sus interpretaciones aparecen en este blog.Si tiene tiempo y ganas, aquí le dejo dos enlaces sobre ella: uno sobre Beethoven y otro sobre Schubert

Antes de que se me olvide. Las propinas que tocó. Ante la insistencia del público con los aplausos volvió a interpretar el Presto del Concierto Italiano. Los aplausos continuaban y se sentó a tocar esta vez el Andante. A la tercera tocó el primer movimiento. Es decir, tocó de nuevo todo el Concierto Italiano pero al revés.

Siento no haberme fijado en si llevaba gafas. Lo cierto es que jamás me fijo en esas cosas; soy un pequeño desastre en los detalles. Es más que probable que tenga Vd. razón completa en su razonamiento.
Sí puedo decirle algo más con relación a la elección del programa. Le cuento.
Hace muchos años que conozco a Antonio Moral y lo tengo por buen amigo. Pero independientemente de ello creo que es un magnífico gestor de cualquier evento musical que cae en sus manos -su otra mayor cualidad es que siempre le guía un afán divulgativo y eso me parece una enorme virtud cuando se invierte dinero público pues las salas no están llenas de gente joven precisamente- A lo que vamos, que me pierdo. El ciclo de Bach Modern, dentro de los que organiza la CNDM ha sido un espléndido ciclo dedicado a la música del de Leipzig y en todos y cada uno de los conciertos se alternaba la música del alemán con compositores contemporáneos con similitudes con él. Hemos escuchado a Lluis Claret tocar las 6 Suites para cello solo, a Pierre Hantaï las Variaciones Goldberg, etc. Antonio quería que la Leonskaja formara parte de ese ciclo. Se lo pidió como un favor personal por el aprecio que ambos se tienen. Y precisamente por ese afecto ella accedió a interpretar a Bach aunque no suele hacerlo nunca y está "especializada" en otros compositores. Yo creo que mereció la pena con todos los peros que le haya podido poner en mi entrada. Siempre, como bien dice Vd. es un lujo escucharla. Pero es cierto que me dejó muy fría. Eso sí, solo por escuchar su interpretación de los rusos el concierto fue una gozada.
Y bueno, lo he hecho demasiado largo, como siempre. Si vuelve por aquí ya se dará cuenta de que me pierde la incontinencia verbal.

De todas formas, tenemos muchas suerte en Madrid porque todos los ciclos de la CNDM son de una calidad extraordinaria (incluídos los de jazz y flamenco), a precios realmente populares. Este año he tenido la suerte de escuchar tres veces al Cuarteto de Tokyo (y una más, la de despedida el día 27 de este mes), y el primero de todos ellos, de la CNDM me costó 10 euros nada más. El de despedida me ha costado 20, lo que siendo quienes son y la ocasión que es es un auténtico lujo.

Bien, ya no lo hago más largo. Un saludo, Anónimo y, de nuevo, bienvenido. Para mí será un placer tenerlo por aquí, con o sin nombre.

debatz dijo...

Es un placer verla disfrutar así de tan variada oferta cultural, más aún cuando nos vemos beneficiados de ella gracias a sus detalladas crónicas.Disfruto poco a poco de su antología, que hay para una buena temporada.
Salud!

Freia dijo...

Tómese todo el tiempo del mundo, mi buen Charles y disfrute de la música despacio.
Seguramente además yo tarde en volver. Los ensayos ahora son muy frecuentes, hay nervios y prisas y además quiero preparar el examen para la EMAD. Tendrá horas de sobra para escuchar.

Un abrazo para todos hacía la Donosti que no podremos ver tamptoco este año.

Anarkasis dijo...

esto de la música es para el momento o no se puede opinar, el mismo intérprete en una sesión acojona y en la siguiente da risa, es el momento y tu lo vives, y nos lo blogeas.
Yo no pierdo el tiempo por tu blog a si que me he ido a ver colear todavía a Christopher Hogwood gracias a yotube, también he podido comprobar la máquina perfecta de la Leonsakaja interpretando, y a Piotr Anderszewski dirigiendo desde el mismo piano, (no parecen de casi la misma escuela) y a Matthias Görne el cantatas, toda gente muy capaz que no conocía, pero el Cuarteto de Jerusalén está anulado por otro formado por adventistas, ahí si que he perdido el tiempo intentando verles algo, así que la próxima se me piya la cámara y me los sube al yutube, que los adventintas están pavelosmatao
Un fuerte abrazo condesa.
A ver si nos vemos.

Anónimo dijo...

Hola, Freia. Muchas gracias por tu respuesta con tantos detalles. Ah tutéame por favor. Sí, soy "la Anónima", nueva lectora de tu blog... Por cierto, qué diferencia hay entre VG y VG2??

Y graicas por decirme los bises.

No hace falta insistir conmigo si tienes admiración por Leonskaja (LOL) Te entendí bien la primera vez, créeme ;-) Leeré tus "incontinencias verbales" anteriores con calma.

Al hablar de Bach, has notado en Italian Concerto, al final del primer tema del primer movimiento, nada más 30 segundos más o menos (no tengo paratitura a mano) desde el principio, hizo un ritard. ligeramente enfatizando el pequeño silencio? Típicamente estilo Leonskaja (en otros movimientos no he captado nada particular tan evidente)... Desde luego, las respiraciones pueden cambiar de día, de gusto, cambiar cada vez, depende de todo lo que compone el ambiente exterior el estado interior... Pero yo creo, que podría estar más resaltado en Chromatic Fantasy & Fugue, por las propias características de la obra, obviamente... Por eso estaba muy interesada en encontrar cualquier comentario sobre su actuación de esta pieza... (porque de Deutschlandsberg nunca sale nada, ni una frase)

Qué interesante tener como amigo el fundador de Scherzo, la única fuente fiable de múica clásica en el desierto ibérico... Espero algún día decido ir a un concierto de Madrid, o más de uno...

Saludos y muchas gracias de nuevo!

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Muy buena critica que les has hecho hasta a las grandes, me quedo escuchando musica!

Freia dijo...

Anarkasis

Querida, da gusto tenerla ahí siempre, apoyando en buena parte todo lo que escribo. Y esa es precisamente una de las magias del directo: que nunca sabes lo que puede pasar, cómo estará de voz; si el intérprete se sentirá feliz o triste y eso traspasará su música...
El cuarteto de Jerusalén en mi ordenata campa a sus anchas por el youtube. Inténtelo de nuevo y ya verá como se sale, al menos, el cuarteto nº 8 de Shostakovich.

Un abrazo, querida. Tengo muchas ganas de verla a Vd. y sus amantes. A ver si el verano nos relaja a todos y encontramos un hueco para compartir.

Anónima

Mi distinguida Anónima... ¡Qué más quisiera yo que poder facilitarle esa información! Le diré que, para mi pesar, no sé una palabra de solfeo y, ni por asomo, puedo hilar tan fino como hace Vd. Ya me gustaría ya poder decirle que, en efecto, sí que hizo ese ritardo, dándole más valor al silencio... Mucho me temo que mis crónicas se limitan a meras impresiones musicales.

Y, con respecto a Antonio... bueno, lo conozco desde que toda la troupe de Scherzo andaba todavía en Ritmo. Fíjese que hasta uno de los fundadores de esta última es cuñado mío -pero eso es una desgracia como otra cualquiera que yo procuro obivar y de la que otro día hablaremos.

Lo del no tuteo es algo general. A todos los lectoyentes (palabra poco ortodoxa seguramente) les trato siempre de Vd. "Una aristócrata como yo" (jajaja), rarísima vez tutea.

Me alegra que le apetezca seguir trasteando por aquí. Hágalo. Pase hasta el fondo de este salón dieciochesco y trasnochado, siéntese y disfrute.

Lo del VG2 fue por una mera cuestión logística. Estaba tan cargado de música, imágenes y vídeos que tardaba una enormidad en abrirse. No hay mayor misterio.

Nuevamente, un saludo afectuoso. Y si viene por Madrid, hágamelo notar que la temporada se presenta muy interesante y podremos compartir concierto. William Christie y Les Arts Florissants, por ejemplo.

Alyx

Me encanta que pueda venir a refugiarse en las Variaciones y a escuchar música, a salvo del embite de las olas... Yo ando sin tiempo para nada.

Un abrazo muy fuerte, diosabruja.