Un regalo de Sergio Astorga

jueves, 3 de marzo de 2011

La fundación de Roma

.



A Isabel Barceló, capaz de moldear con terra sigillata mujeres de ánimo valiente,
carácter noble y sentimientos ancestrales y hermosos.
Como la tierra madre de la que nacen y aprenden.





Los que tuvieron la suerte de leer Dido, reina de Cartago recordarán que en las últimas escenas el "héroe" Eneas abandonaba a la protagonista y ésta se quedaba llorando el amor perdido justo antes de suicidarse. Vean, vean cómo huye el muchachuelo después de haber roto el corazón de su amante y cómo se lamenta ella de su suerte en el trágico final:
 


H.Purcell (1659-1695). Dido's Lament - But, Death, alas... (El lamento de Dido - Pero de esta muerte...). Dido and Aeneas (Dido y Eneas). Les Arts Fleurissants. William Christie, director;  Malena Ernman, Dido. Interpretado en la Ópera Cómica de Paris. Grabado por François Roussillon. Producción Opéra Comique, 2009. Vía operabaroque.

Dido
Pero de esta muerte no puedo zafarme.
Acudirá tan pronto como él se haya ido.


Coro
Las grandes almas conspiran contra sí mismas
rechazando el sosiego al que tanto aspiran


Dido
Tu mano, Belinda...
Me envuelven las sombras.
Deja mi cabeza posarse en tu pecho.
Quisiera decir más, pero la muerte me invade
y yo la doy por bienvenida


Cuando me den tierra,
espero que mis equivocaciones
no atormenten tu corazón.
Recuérdame, recuérdame
y olvida mi triste destino



Pero, a decir verdad, al chiquito no pareció importarle mucho el mal causado puesto que, todo eufórico, regresó a la península itálica, se casó con Lavinia, se establecieron probablemente en Lavinium, tuvieron hijitos y fueron felices (¿?) y comieron perdices. Y hete aquí que su hijo Ascanio decidió fundar la ciudad de Alba Longa (qué manía tenía esta gente de andar fundando a todas horas) de la que, acto seguido, se autoproclamó rey (era la segunda manía a la que se daban con fruición los de aquellas épocas). Cinco o seis generaciones más tarde y a la muerte de Procas, el trono pasó a su primogénito Numítor... pero ¡ay!, que el segundón Amulio no estaba en absoluto de acuerdo con la designación de su buen hermano.

Y en esas andaban,  en medio de lo que después sería la hermosa Italia, cuando llegó Isabel Romana, los puso a todos firmes y dijo que ya estaba bien de hacer el vago y que ¡hala, a trabajar y a participar en su nueva novela!, que con perezosos no se había fundado Roma ni el mundo había evolucionado...

¡Ah!.. ¿ Pero es que todavía no se han enterado Vds.?.. ¡Pues ya pueden correr, queridos lectoyentes, que como se descuiden llegan tarde a la fundación de la  Urbs Maxima.

Sí señores. Es que Isabel Barceló, nuestra romana, ha iniciado nueva aventura literaria. Y a fe de todos los que la seguimos desde el prólogo, que la novela promete y mucho. Basada en el mismo sistema participativo  del que se sirvió para crear Dido, ésta es sin embargo mucho más compleja y ambiciosa, en el mejor sentido del término. Primero, porque ya solo la lista de los apuntados al carro para formar parte de ella les aseguro que es larga. En segundo lugar,  porque la serie de acontecimientos narrados será mucha y a cual más importante. Pero, sobre todo, porque el armazón que sujeta el entramado de la novela es sólido y bien construído, pero de una ligereza tal que permite hacer locuras constructivas.

No voy a destriparles ni un detalle de la misma porque todavía están muy, pero que muy a tiempo de engancharse. Dos entradas, a modo de prólogo, y ocho capítulos que se van a beber de un  tirón. Les aseguro que no va a defraudarles lo más mínimo; más bien al contrario. Inicien aquí, en la primera entrega previa y aquí, justamente aquí, en el primer capítulo, su particular andadura y disfruten del futuro libro, degustando el texto del más antiguo al más moderno, de abajo arriba, en estricto orden cronológico de publicación. Participa a un tiempo de la amenidad y la seriedad y el rigor históricos. Nuestra Isabel ha leído mucho Tito Livio, mucho Ovidio, mucho Virgilio y mucha historia y mitología del mundo romano para dar forma a esta delicia de novela recién iniciada. Pasen sin rubor a través de la puerta abierta y anúdense bien fuerte a este relato tan delicado y bien escrito que tendrán la sensación de formar parte de Alba Longa. Aunque no sean Vds. un personaje "oficialmente" reconocido, reencárnense en vestal, pastor o pérfido consejero... En brizna del bosque, cesto de bellotas, animal doméstico o chancho rosado y suave. Hagan de esta novela su novela. Síganla capítulo a capítulo, difúndanla entre sus amigos (sean o no blogueros), dedíquenle entradas especiales en su blog o sencillamente disfrútenla desde el inicio, que es una auténtica primicia leer un libro antes de que se publique y un privilegio si éste es de la señora Barceló. Y descubran por sí mismos, si es que todavía no lo saben (cosa que dudo), que doña Isabel es una experta conocedora del mundo romano y una escritora capaz de llevar de la mano, a través de la historia y la mitología, a toda una legión de seguidores, para hacerlos disfrutar de la Historia como se hacía antes: al amor de la lumbre bloguera.

Y para que se vayan ambientando, les dejo dos pedacitos de óperas con argumento romano. No es exactamente de la época que ella nos desgranará pero es que no conozco ninguna obra musical sobre la historia de Rea Silvia y Rómulo y Remo, lo que tampoco es que sea muy de fiar. Tendrán que conformarse pues con dos dramas situados en la Roma Imperial. No se asusten, son dos joyas de época clásica y renacentista, respectivamente. Les van a gustar.




W.A.Mozart (1756-1791). La Clemenza di Tito (La Clemencia de Tito) - Obertura, K 621. Orquesta Filarmónica de Viena. Nikolaus Harnoncourt, director. Festival de Salzburgo, 16 de agosto de 2006. Via SDCmorg



C.Monteverdi (1567-1643). La Incoronazione di Poppea (La Coronación de Popea) - Final. Película de Jean-Pierre Ponnelle sobre la ópera, con música dirigida por Nikolaus Harnoncourt. 2006. Via CzarDodon




Volviendo a la novela de Isabel, no les adelanto nada de la trama pero sí quiero hablarles de algunos de los personajes que intervienen, en mayor o menor medida, en el libro. Como les anticipé, la lista es enorme pero sí que conocen Vds. a unos cuantos de ellos, ya sea por visitar sus bitácoras o porque se hayan topado con ellos en la mía. Así, a voz de pronto, les señalo a Amulio, Catión, Nan, Alec, Iaakov (hijo),  Marcia y Silius. Y claro, dejaría de ser la condesa que soy si no le dedicara un apartado especial a mi ego. Sepan Vds. que me siento especialmente orgullosa de participar en esta novela en ciernes por muchas razones y una de ellas es que mi querida Romana me ha regalado un personaje que es una bicoca, una perita en dulce. Joven, guapo y bueno... ¡Qué más puedo pedir! Pero en este caso no se lo voy a poner tan fácil como en los mencionados más arriba. Mi narcisismo no me lo perdonaría. Tendrán que averiguar quién soy por Vds. mismos. Eso sí, les regalo en compensación una pieza musical con dos pistas tan claras que no tendrán mayor dificultad en descubrirlo, si es que les apetece. Con ella les dejo.



N.Chédeville (1705-1783). Il pastor fido (El pastor fiel). Sonata nº1 de las 6 sonatas para flauta dulce y continuo de que se compone la obra. Zarabanda: Álvaro Marías, flauta dulce; Alain Gervreau, cello, Rosa Rodríguez, clave. Producido por Á.Marías, 2005.



Seguro que a estas alturas ya lo han adivinado. Disfruten pues de la música romano-cartaginesa y no se preocupen si tardo en contestar sus comentarios, que la condesa va a estar especialmente danzarina y activa en estos días.

Mientras sus letras y la contestación llegan, intenten ser felices. No es tan difícil como parece; solo hay que echarle unas poquitas ganas.


.

21 comentarios:

Devaneos de un moderno Peter Pan dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=q58uy4Dc-s4

Seguro que hay videos mejores, pero bueno, con éste podrá danzar un poco su majestad la marquesa.
Disfrute usía de la música.
Un abrazo fuerte.

Freia dijo...

Devaneos...

Mi querido Peter Pan, el vídeo que me ha regalado es una preciosidad. Para danzar o simplemente serenarse. Y el Collegium Vocale Gent uno de los mejores en música barroca, tanto si lo dirige Phillip Herreweghe, como otros (en este caso, Pierlot). Un lujo de regalito que me hace mucha ilusión, mire Vd.
Si le parece bien, dejamos para los que puedan venir después este enlace con la playlist completa de la ópera.

¡Ah! y no me ascienda Vd. a marquesa, que soy una simple condesita ;-PP.

Un abrazo, querido Peter Pan.

RGAlmazán dijo...

Mi querida condesa, ya sé que usted es buena por naturaleza y le ha encantado el papel que le han asignado, pero reconozca que es de un personaje blandito, bueno, de carácter afable... Va, flojerías, la fuerza, el odio, el carácter indómito, el crimen, la venganza, la soberbia, la ambición, todo eso es lo que da fuerza a la novela.
Hágame caso, ponga un poco de mala leche en su peronaje y pasará a la posteridad, si no... Hágase amuliense y dejese de candideces.
A pesar de todo, sigo besándole la mano izquierda, para que sane.

Salud y República

Isabel dijo...

No tengo más remedio que postrarme a sus pies mi querida condesa, ahora convertida en personaje de un gran proyecto que describes como nadie.

Estoy danzando al compas de esta música tan alegre y celebro tu compañía en esta aventura, llegué tarde a la primera, aún no conocía a Isabel, epro espero recuperar el tiempo perdido.

Un fuerte abrazo.

Isabel Romana dijo...

Espero que los personajes de esta novela a cuya lectura tan bien ha sabido invitar la condesita, no se me vayan a pelear antes de tiempo. Cuanto más malo sea Amulio, mejores tendrán que ser los que están en el otro platillo de la balanza, para equilibrarla. Y cuanto mas buenecitos sean los demás, más perverso tendrá que hacerse usted, rgalmazán. Así es la vida...
Muchas gracias, freia, por esta presentación y esta maravillosa música que nos has dejado y que, como la que suena en el bosque, fascina. Un abrazo muy fuerte.

El Drac dijo...

¡Vaya cariño de morondanga de Eeneas!! Como dijo el prehistórico Camilo Sesto "Uno quiere y el otro se deja querer" y claro que estoy leyendo la nueva novela de Isabel ¡si hasta me la envía por correo y todo!! Un fuerte abrazo

Martine dijo...

De desagradecidos y desmemoriados el mundo está lleno desde tiempos remotos: Ulises abandonando a Calypso, Teseo abandonando a Ariana, Eneas haciendo lo propio con Dido y así un largo et caetera...Una vez conseguidos sus fines, si te he visto no me acuerdo..

¡Espléndida Entrada para una no menos Espléndida Escritora y Amiga, nuestra Isabel! Dido me cautivó, compartí y regalé ejemplares de esta novela que tan gratas horas de lectura me proporcionó..
Sigo, leo, silente,esta Historia de Roma, magistralmente redactada y donde encontramos no pocos buenos Amigos ;)

Freia GRACIAS a tí por esta Entrada, GRACIAS a Isabel por esta magnífica Aventura, es una delicia compartirlas..

Oscula multa,Mille bisous,;) ahora voy a tomarme una dosis de buena Música en tu/vuestra compañia..

Carlos César Alvarez dijo...

Bueno, es una gran responsabilidad la que nos ha dado nuestra amiga Isabel. Esperamos estar a la altura y cumplir bien con nuestro papel ;)

Abrazos

historia del arte .. dijo...

...esto va a ser muy laaarrrrrgo, muy muy largo, aún no tiene novio la madre de los romulo y julieto

Freia dijo...

Rafa

Mi querido Almazán. El que Isabel me haya hecho buena y de carácter afable (lo de blandita ni siquiera sé por dónde tomármelo así que mejor lo ignoro), no quiere decir que no sea decidida, valiente y fuerte a la hora de actuar o tomar decisiones, de modo que ándese Vd. con mucho ojo, que la bondad ha movido tanto el mundo como la maldad.
Además, Vd. lleva en el pecado la penitencia, porque soportar a Criseida tiene su aquel.
Lo de hacerse amuliense, suena a amanuense y a mucho currele, así que, de momento, me quedo donde estoy; por cierto, sitio que ahora mismo nadie conoce.

La mano siniestra sigue desastrosa, por lo que le agradezco especialmente sus besos. Le están sentando francamente bien.
Un abrazo muy fuerte, Rafa.

Isabel

Busqué y busqué entre los personajes y no la encontré. ¿No me diga que también Vd. es protagonista y he metido la pata hasta el corvejón por no saber reconocerla? Lo único que puedo decir en mi descargo es que hay más de una Isabel y yo no conozco el apellido de mi costurera favorita.
Por favor, si es así, no deje de decirme, qué papel tiene en la obra para enmendar tamaño entuerto.
A mí me ha encantado el post que le ha dedicado Vd. Ya ve, lo que son las cosas.
Y lo que es seguro es que me encanta compartir con tanta gente a la que aprecio y admiro esta nueva aventura de Isabel.

Un abrazo muy fuerte, costurera.

Freia dijo...

Querida Romana, no se preocupe que no llegará la sangre al río Tíber. Estas pequeñas riñas vienen de lejos. Ya sabe que don Amulio es colchonero y una, merengue. Pero no es más que pura pose. Jejeje, descuide, que nos queremos bien.
Sí, Isabel. La música del bosque daba a toda la escena una sensación de serenidad impagable; en especial para el corazón de la pobre Rea Silvia.

Un abrazo y felicidades a ti por ese magnífico trabajo que estás realizando.

El Drac

Mi estimado Drac. Sí, Eneas era muy heróico y valiente para algunas cosas y bastante cobarde y mala persona para otras. Suele pasar con frecuencia que aquellos (de ambos sexos) que tienen una vida de triunfador, suelen guardar las miserias para la cosa propia.
Que sepa que me ha encantado la palabra morondanga. Y razón tiene Vd. en el comentario sobre Camilo Sesto, que su personaje en la novela hace gala de sabiduría y prudencia al tiempo.

Un abrazo, Drac y sígamos como hasta ahora compartiendo ese fantástico texto.

Martine

Jajaja, ma petite Nomade. Abusando del profundo cariño que le tengo, esta vez voy a darle un pequeño tirón de orejas.
Yo creo que no es una cuestión de sexos, como me ha parecido entender. También Baco rescató a Ariadna y fueron felices y comieron perdices. Medea, para vengarse de Jasón, cometió el más terrible de los pecados matando a sus hijos. Discordia montó la de Troya por purito despecho y por la tontuna de no haber sido invitada al banquete del Olimpo. Y estoy absolutamente convencida de que Penélope acabó por no hacerle ascos a alguno de sus múltiples pretendientes y que alguna noche, su tela se quedó sin destejer. (¡Bien por ella! pero cuando regresó su amado Ulises seguramente también abandonó al amante provisional)
Yo creo más bien que se trata de una cuestión de maldad o bondad de cada persona. La indignidad no está tanto en el abandono sino en la honradez y honestidad al realizarlo, que es distinto. Y Aeneas fue profundamente deshonesto, aunque él se justificara aduciendo que los dioses lo llamaban a más altos empeños. Espero que no me tome a mal esta pequeña reprimendilla.
Yo también regalé y compartí Dido. Es un placer compartir lo que nos place a nosotros.
Gracias por tus palabras para esta entrada, aunque debería haberla realizado antes. Sé también que sigues al día la novela de Isabel.
Para mí también es un placer disfrutarla en tu compañía. Al igual que la música de esta entrada.

Oscula multa tibi.

Carlos César Alvárez

Tienes razón, Carlos. Es toda una responsabilidad la que nos ha dado nuestra Romana. Aunque no supiéramos estar a la altura de las circunstancias, ella sabría llevarla a buen puerto, pero sabe que cuenta con todo nuestro apoyo y nuestra colaboración.

Un abrazo, Carlos.

Historia del Arte

Jajaja, doña historiadelarte. Estoy va a ser como un culebrón de los del siglo XIX. De esos fantásticos que te mantienen en vilo y cada vez con mayor interés.
Anda, que ahora me entero que tuvo trillizos, que al Julieto ese no lo conocía yo.
Hägame un favor. Cuando los vea, déles un abrazo fuerte de mi parte de arteerótico y a mi querida Anarkasis. Y para Vd. otro abrazo gordo, que yo le debo mucho. Eso sí, deje Vd. de beber y de conspirar, que le ha tocado esta vez un trabajillo muy pero que muy poco honesto... ;.PP

Isabel dijo...

Como ves abundan las Isabeles, pero mi sobrenombre es Marcia.

Besos

Freia dijo...

Saludos pues a la joven sabina.

En cuanto llegue a casa la incluyo entre los protas.

Un abrazo, grácil costurera.

fra miquel dijo...

Querida Freia, estoy a la espera que se cargue la música que nos ha presentado. No se que pasa hoy que tengo la conexión en plan perezoso. Espero que el comentario no me falle!
Conozco la sensación de ser personaje en una novela "in progres". Ahora el enlace está bloqueado pues se presentó a un concurso literario y su publicación, aunque en la red, era incompatible con el concurso.
No veo yo que vaya a proponer pedirme un personaje en la novela de Isabel, pero intentaré seguirla.
Y si por fin se han cargado las músicas, intentaré, también, descubrir que papel le toca a usted!!
Besos

María dijo...

Esta entrada (que leo tarde) es para estar con ella un rato grande porque para mí es una lección.
Así que cuando me la haya "aprendido" te diré qué impresión me ha causado la música.
Mientras recibe un beso grande y doble.

Gemma dijo...

Por partes: qué bello es el Lamento de Dido, de Henry Purcell. Pocas arias se me antojan tan sentidas y profundas como ésta.
Si a la Condesa, y a Isabel Romana, les parece bien, y aunque mis modales no sean lo buenos que deberían, iré escuchando (y degustando) poquito a poco cada pieza y letra.
Muchos besos

NáN dijo...

Grande libro. Y hermoso ir probando cada uno de sus panes según sale del horno.

Gemma dijo...

Bueno, Freia, ya pude leer y degustar tu escrito. Eso de que tú, Nano y Rafa, entre otros, os hayáis convertido en personajes de ficción creo que recibe el nombre de "justicia poética". :-)
¡Mi enhorabuena!

Isabel Romana dijo...

Saludos, condesita. ¿Va todo bien? Un abrazo muy fuerte.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Que buena reseña de la novelita de Isabel que has puesto. Bueno, en el elenco te has olvidado de un personaje que participa fiel a su estilo: Miss Lizzie Crabb (ya te imagino llendo a ver el 'casting', quien es, que personaje). Bueno, dado que la mencionamos, que tal si programamos una tanda musical no para malas rachas que ya son lo comun sino para digamos... entre corazones destrozados y una bronca que arde como fragua? No sera mucho pedir?

Martine dijo...

Bisous nocturnes ma Chérie..
Je pense à toi.. très fort ;)