Un regalo de Sergio Astorga

viernes, 31 de agosto de 2012

Tramuntana blava




J. Sorolla (1863-1923). Paseo a orillas del mar. Óleo sobre lienzo. 1909. Madrid, Museo Sorolla. 





Azul. De un azul tan profundo como solo allí sabe ser profunda la naturaleza y su gente.
Nítida. Tan arrolladoramente transparente que a su paso va contagiando de limpidez cuanto toca.
Brava. Con la fuerza imponente que le da ser el más poderoso de los vientos.



Así es la Tramuntana.
Y así es la tierra que la engendra y la gesta y le da el ser.
Y azul, nítido, bravo es L'Alt Empordà, l'altra meva terra.



Porque ya no podemos prescindir de la una ni del otro. Ni del sol  y la sal. Ni del agua.
Porque cuando salimos de la autopista y enfilamos el camino a Roses, sabemos que estamos llegando a casa.



Y reconocemos los profundos aromas de la tierra y el viento profundos. Y el salitre que se pega hasta llegar al fondo de la piel. Y la retina que se oscurece llenándose de luz azul, nítida, profunda, brava. Y los sonidos que provoca el viento en las encinas según nos acercamos a la línea de la costa. Y el sabor agrio y limpio del aire que se nos cuela paladar abajo.



Amo esta tierra como a pocas personas he amado. Porque es mi punto de anclaje. Porque en esa cala profunda, brava, azul puedo refugiarme y descansar. Porque allí nada malo nos sucede y a ella acudimos siempre para recuperarnos y cerrar heridas.



Y el viento profundo y azul y nítido y bravo nos acoge, nos acuna, nos cura. El cuerpo y el alma.  Que nadie como él, que tiene nombre de mujer, que nace del norte y empuja y avasalla sabe cicatrizar el dolor de hospitales todavía abierto.  El del alma. El del cuerpo.
Y el agua inmensa, transparente hasta cegar los ojos, de un azul turquesa limpiamente profundo nos deja entrar en ella, profanarla. Nos acuna, nos cura, nos acoge.



Cada vez que septiembre dobla el cap Norfeu nosotros acudimos fieles a la cita. Como si de ascender a un santuario se tratara. Con la fe ciega del que no cree más que en la bondad del agua y de la tierra y del viento.



Y es entonces cuando desiertos o estepas o tundras de julio, junio, mayo, abril, marzo, febrero... comienzan a desvanecerse al conjuro de la naturaleza azul, brava, limpia, profunda. Ya no existen, no son. Pasaron, fueron solamente.



Volveré con el alma limpia, azul, brava, profunda. Acunada, acogida, curada.
Para empezar de nuevo. Sin olvidar cuáles son mis raíces. Las heredadas y las libremente elegidas.
Y el amor por ellas... Limpio, profundo, bravo...


... Azul.




Mercedes Sosa (canta María Eugenia Fernández)  - ¡Ay, este azul!




J.M. Serrat - Mediterráneo



M. Pol - Ll. Llach - Et deixo un pont de mar blava (trad.) 
Ll. Llach - Arran de terra (trad.)






[Discúlpenme porque no habrá contestación a los posibles comentarios de esta entrada. Mañana nos vamos. Por fin. Sean todo lo felices que puedan y vigílenme el patio que ése y sus amigos son capaces de arruinarlo todavía más].


12 comentarios:

Gemma dijo...

¡Feliz viaje para ambos!
Me ha enternecido que ames esta tierra como a pocas personas has amado. Disfrutad mucho y bien. Y por supuesto, todo lo azul que podáis.

RGAlmazán dijo...

Pasadlo bien. Y aprovecha ese azul del mar y del cielo de este Mediterráneo que tanto quieres como vacuna para el futuro próximo.
El texto es bellísimo.
Mil besos

Salud y República

Karina Meteobruja dijo...

Vacaciones azules que empiezan en luna azul, gran elección!, seguro que volvéis renovados y con fuerzas.
Y yo que pensaba que ese cuadro estaba pintado en "la meua terra" playa de el saler, Valencia.
Conozco un poquito Girona, alguna de sus playas, Cadaqués y hay que reconocerlo, hay mágia en esos lugares. Un saludo!

alestedemadrid dijo...

Despedida azul...

Isabel dijo...

Yo viajo con sólo tus bellas palabras.

Que disfruten de todo lo bello que tan bien reflejas.

Besos.

fra miquel dijo...

Bon viatge i bona estada a Roses!
Besos

Antonio Rodriguez dijo...

No podias haber elegido mejor musica.
Pásalo bien.
Besos

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Que bueno tanto azul, ese viento, esa sal que te limpen por completo, te transmuten.
Ahora que el cuadrito, pasear antes asi, cuello alto, sombrero, velos, mi madre sin mojarse siquiera un dedo del pie en el agua, que pecado!

NáN dijo...

Tendría que hacerse culé, por amor a esas tierras, pero ya veo que hasta pasea de blanco.

En fin, que el tiempo pasa pero no debe tener miedo: tras la calma viene la sabiduría.

Un abrazo

Francesc Cornadó dijo...

Un magnífico texto, mi felicitación.
He visitado su blog y he quedado estéticamte impresionado por su contenido.
Salud
Francesc Cornadó

Anarkasis dijo...

asiotocar el enlace goebar y marcármelo el antivirus como amenaza.
Así que me he ido a ver el patio eerrreriano y escuchar al Pau

No se por donde anda pero donde sea le deseo que lo esté pasando pero que muy bien.

Devaneos de un moderno Peter Pan dijo...

¡Mira la condesota lo bien que se lo pasa de vacaciones!
Disfrute, aproveche y descanse. Y el resto, que se espere...

Abrazos que la echan de menos,
PeterP.