Un regalo de Sergio Astorga

lunes, 28 de abril de 2014

Bagatelas XXXIII: Añoranza indolora







Hoy hace 25 años que moriste. ¡Qué dolor entonces!

Y me sentí estafada. Me parecía tan injusto que precisamente cuando los deberes de padre e hija por fin habían desaparecido y cuando empezábamos a disfrutar tanto el uno del otro me dejara sin ti la puñetera vieja...

Pero el dolor pasó hace ya muchos años. Ocuparon su lugar unos recuerdos algo emborronados -como tu fotografía- y quizá no fieles del todo al suceso original, pero tú sabes muy bien que la memoria es tramposa y selectiva.

Y es lo que me queda de ti, que no es poco. Eso y tu herencia de música. Bueno... y una añoranza suave, que pincha solo de forma muy leve en algunas tardes de concierto.

Tampoco se me ha olvidado que te privaban la geometría y los números imaginarios. Y adorabas esa escena de Fantasía en que una cuerda tímida va marcando a pinceladas la música de Bach, así que creo que te va a encantar esta versión sinestésica del tercer movimiento de "tu" op. 132 de Beethoven.


Un beso muy fuerte, papá.




7 comentarios:

emejota dijo...

Sabes lo bien que te comprendo y te comparto. Besazo y mucha fuerza ahh y que los exámenes te sean propicios.

anarkasis dijo...

parece al gesto, que era buen escuchadoR.

Un abrazo para los vivos
y buenos recuerdos par los muertos

debatz dijo...

Permanecer presente de esta manera en el recuerdo de los seres queridos es otra manera de seguir vivo...

Un abrazo

Xaquín dijo...

Graciñas por este cuarto de emoción (musicovital)...los que tienen mal oido pero mejor visión te saludan...

Paz Juan Robledo dijo...

Emejota

Gracias por las palabras. El tiempo me ha dejado lo más hermoso de él.
Los exámenes van pasando. Cansados y fantásticos.

Un abrazo.

Anarkasis

Sí que era buen escuchador, querida.
A ver sí acaba el curso y volvemos a las viejas y buenas costumbres de vernos.
Un abrazo fuerte y besos a sus amantes.

Paz Juan Robledo dijo...

Charles

Sí, mi buen Charles. Siempre lo he pensado. Es una forma de recuperarlo un poco.
Otro abrazo, caballero deBatz.

Paz Juan Robledo dijo...

Xaquin

Bienvenido a esta bitácora. Es un placer tenerle por aquí.
Cuando alguien gusta de la música nunca puede tener mal oído.
Espero verle por aquí de nuevo. En esta época de vacas flacas para los blogs, siempre se agradecen palabras nuevas.
Un saludo.