Un regalo de Sergio Astorga

domingo, 26 de junio de 2011

Dos años ya sin él

.



Far de la Vieille - Pointe du Raz - Finisterre - Bretaña. © Paz Juan, 2010



"Cuando mueras yo te lloraré de veras. Yo me acercaré hasta tu rostro transfigurado para besarte con desesperación los labios en un último esfuerzo, lleno de presunción y de fe, para devolverte al mundo que te habrá relegado. Yo me sentiré herido en mi propia vida, y consideraré mi historia partida en dos por ese momento tuyo definitivo. Yo cerraré tus reacios y sorprendidos ojos con mano amiga, y velaré tu cadáver emblanquecido y mutante durante toda la noche y la inútil aurora que no te habrá conocido. Yo retiraré tu almohada, yo tus sábanas humedecidas. Yo, incapaz de concebir la existencia sin tu presencia diaria, querré seguir sin dilación tus pasos al contemplarte exánime. Yo iré a visitar tu tumba, y te hablaré sin testigos en lo alto del cementerio tras haber ascendido por la pendiente y haberte mirado con amor y fatiga a través de la piedra inscrita. Yo veré anticipada en la tuya mi propia muerte, yo veré mi retrato y entonces, al reconocerme en tus facciones rígidas, dejaré de creer en la autenticidad de tu expiración por dar ésta cuerpo y verosimilitud a la mía. Pues nadie está capacitado para imaginar la muerte propia  "
                                                                               © Javier Marías - El hombre sentimental 





    Si supieras qué difícil se nos hace tu ausencia...





S.Rajmáninov (1873-1943). La Isla de los Muertos  (poema sinfónico), op. 29. The Philadelphia
Orchestra. Charles Dutoit, director. © Decca y Newt on, 1992 a 1995 y 2010.





[Hoy me gustaría convertir la ventana de comentarios en un muro abierto donde el que quiera pueda escribir lo que necesite o le apetezca sobre Manuel Ortiz. No habrá ninguna respuesta por mi parte pues no soy quién para hacerlo. Era amigo de muchos de nosotros y me agradaría especialmente que este post fuera colectivo, de todos. Vuestros comentarios completarán, mejorarán, darán sentido real a esta entrada.
Un fuerte abrazo.]
.

11 comentarios:

Martine dijo...

¡Qué perfecta es tu elección: Foto, Texto,Música y tus palabras que emanan directamente del corazón!
Besos y abrazos muy cariñosos Paz, mucho..
Se le recuerda, ya lo creo..

Isabel dijo...

Yo llegué tarde a este aire sonoro de bitácoras tan particular y rico, y no tuve oportunidad de conocerle. Pero no importa, porque al leer tu complicidad hacia él pienso que tuvo que ser importante contar con su opinión.

Llega el día en que inevitablemente nos vamos, en esto se cumple la verdadera igualdad.

Quedar en el recuerdo es otra forma de seguir viviendo y veo que él sigue y me alegro.

Un fuerte y sentido abrazo para ti y todas las personas que tuvieron la suerte de contar con él.

RGAlmazán dijo...

Manuel encontró en el blog la expresión que necesitaba. Sus títulos, sus temas, su capacidad intuitiva, su forma de expresión, hacían que sus entradas fueran una lección constante para todos nosotros.
Como persona, puedo decir que aunque no llegue a conocerlo personalmente, sí que hablé con él, varias veces por teléfono y en situación ya difícil. Sin embargo, era optimista, tenía ganas de vivir, y a través del teléfono transmitía optimismo, se quedó con ganas de hacer cosas, con proyectos colgados, con muchas ganas de seguir viviendo. Pero, la otra cara de la vida, se lo llevó. Y hoy, nos tenemos que conformar con volverlo a leer, que no es poco, pero no es suficiente.
Besos

Salud y República

Txema dijo...

Emocionado recuerdo para un amigo.

saludos

AF dijo...

Manuel Ortiz escribía en muchas ocasiones (¡en demasiadas, maldita sea!) lo que a mí me habría gustado escribir. Además, era capaz de plantear temas que le arrastraban a uno a comentar. Recuerdo, en relación con esto último, una vez que planteó la cuestión de a qué cosas estaría dispuesto a renunciar cada cual personalmente en su propia vida cotidiana para mejorar sus expectativas vitales y personales (http://apuntesdebolsillo.blogspot.com/2009/02/fracaso-global-desidia-personal.html). Y lo hizo de tal manera, con tal argumentación, que me obligó a escribir en respuesta algo que entre otras cosas contenía el siguiente párrafo:

"(...) Pero ahora, por distintas causas, no estoy tan conforme conmigo mismo. Me digo que hay muchas razones, grandes y pequeñas, que me han apartado de todo aquello y que no debo crearme mala sangre al respecto, pero lo cierto es que veo las cosas, me miro a mí mismo y no me siento satisfecho".

¡¡Yo, reconociendo que no hago algo bien...!! Sólo don Manuel podía lograrlo.

Descanse un paz y un saludo.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

No tuve el gusto de conocer a esta persona, pero si se te hace dificil dos años sin alguien, es perfectamente comprensible. Yo aun extraño a mis gatos, cuanto mas a una persona.

Charles de Batz dijo...

Yo tampoco tuve el gusto de conocer a esta persona, pero si que lo he hecho gracias a su recuerdo, lo cual hace que en cierta medida siga presente entre nosotros.

Isabel Romana dijo...

No conocí a Manuel Ortiz, pero me consta tu aprecio pues recuerdo que hablaste de su pérdida. En cualquier caso, al escoger este texto de Javier Marías demuestras hasta qué punto te mirabas y te veías en él.
La ausencia es un hueco que no se puede llenar, querida freia, pero sí se puede hablar. Esta es la prueba. Un abrazo muy fuerte.

Gemma dijo...

Yo también quiero dejaros a los dos esta pieza a modo de recuerdo.

Las ausencias son presencias en sombra.

Un abrazo muy entero
http://www.youtube.com/watch?v=6kF1Pz3gljw&feature=related

anarkasis dijo...

¡Lástima que no te conociera!
Manuel: tenías que ser un tío cojonudo, porque a poco te ponen nombre a una calle (si no lo han hecho ya), y no parece que fueras concejal de urbanismo.
(Lafoto soberbia)
(La música estoy sorda, pero me ha he bajao a ver si en algún chismetrón la hago sonar)

María dijo...

Manuel, te fuiste tan temprano que no tuve tiempo de decirte "hasta pronto".
Gracias por enseñarme que escribir era algo muy serio y a lo que hay que prestarle mucha dedicación.
Te hemos recordado estos días con emoción.

Besos