Un regalo de Sergio Astorga

viernes, 25 de octubre de 2013

Bagatelas XXVIII: Falsa τραγῳδία




Edipo y Forbas. Antoine-Denis Chaudet (completada por Cartellier y Dupaty). 1799. Mármol. París, Museo del Louvre. 








PÁRODO


CORO

Estrofa 1:

¡Dolorosa herencia dejas, oh Edipo, a la estirpe maldita nacida de tu unión incestuosa con Yocasta. Pues mientras Antígona se enfrenta inútilmente a su destino y al tirano Creonte por dar sepultura a Polinices, legítimo rey de Tebas, el traidor Eteocles yace ya bajo tierra con todos los honores!


Antiestrofa 1:

Entre tanto, la frágil y olvidada Ismene, armada apenas de piedad y luto, sucumbe poco a poco a la carga infinita de la desolación estéril.





Los dioses se equivocan con tanta frecuencia... 




VV.AA. Música de la Antigua Grecia. Atrium Musicae de Madrid. Gregorio Paniagua, director. Musique d'abord. Harmonia Mundi, 1979/2000



Y que Sófocles me perdone la burda imitación pero es que últimamente su Antígona me sale hasta por las orejas.

Καληνύχτα... o lo que es lo mismo... Buenas noches.

11 comentarios:

María A. Marín dijo...

Yo hoy no puedo cantar, por que tengo la garganta con afonía y además ya está lloviendo.

Que tengas un buen día.

Besos

María A. Marín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Isabel dijo...

Volveré con más tiempo, ahora venía a decirle, querida Freia, que se la echa de menos y, sobre todo, que nos cuente cómo van las clases nuevas.

Un fuerte abrazo.

NáN dijo...

No se equivocan, Condesa, lo que pasa es que están a sus cosas. Como nuestros banqueros y políticos.

alestedemadrid dijo...

Qué buena selección musical...Ya hablaremos de teatro y de más cosas.

Devaneos de un moderno Peter Pan dijo...

¡Por Zeus, malditos dioses!

Y a mí que nunca me ha convencido del todo el que Yocasta no supiera quién era Edipo... A veces los silencios se interpretan de tantas maneras (y no siempre acertadas, claro).

Anarkasis dijo...

voy por la 20 que parece tambien un gregoriano revenio,... pero y luego de escuchar el grito de ¡Aristófanes! más atrás... me empezé a acordar de Marsías y de que quizás no le ganó a Apolo sino que pudiera ser que le pusiera la cabeza como un bombo, y este diría (hasta aquí hemos llegao).
Pero bien venido sea estos mono pulsos tonales cantados , con tal de tenerla un ratillo con nos.
Un fuerte abrazo

Freia dijo...

María

Además el canto griego es monótono y pesadito, querida gaditana.
Muchas gracias por todo. La falta de tiempo no perdona.

Un abrazo


Isabel

Pues van muy bien pero son agotadoras. Me he leído más teatro en un mes que en dos años. La esgrima, agotadora -para qué le voy a engañar. Las clases de interpretación, análisis de texto y voz, fascinantes. Eso sí, me paso el día en la escuela. La semana que viene hay reparto de papeles para la prueba de febrero; hemos empezado a ensayar el prólogo de Antígona, pero sin texto: sólo con expresión corporal. Para marzo hay que crear una representación de unos 10 minutos sobre una vanguardia del siglo XX y para mayo, presentar una obra de teatro de 50 pags, escrita por nosotros. Aburrirnos no nos aburrirnos.
Un beso grande, sevillana.

Freia dijo...

Nàn

¡Qué razón tienes, querido Nano!

Un beso muy grande.

Aleste

Siento tenerla tan olvidada querida, pero es que me faltan horas por todas partes. Me parece a mí que los museos, este curso...

Un beso enorme.

Freia dijo...

Peter P.

Jajaja, no se me había ocurrido pensarlo así, en absoluto. Me acaba de recordar Vd. la canción de Les Luthiers.

Millones de besos, mi buen Peter P y cuidadito con los Nifs, que los carga el diablo,

Anarkasis

Jajajaja, querida. Cuesta la música griega, ¿eh? A mí, por lo menos.
Lo que realmente me pedía el cuerpo para la Antígona es música de Alban Berg, lo que son las cosas.

Cuídese mucho, querida.

sergio astorga dijo...

Las cóncavas naves han surcado la undosa mar y pude con mi catalejo mirar la espuma que deja ver el raudo y cristalino salto de los delfines.
También miré el humo denso del destino abatirse a los afligidos rostros y he vuelto a ver al sereno
tocador de flauta.

Abrazos desde una Áulide soñada.