Un regalo de Sergio Astorga

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Epílogo a las doce canciones de amor desesperadas: amor humano



G. Klimt (1862-1918)- El anhelo de la felicidad. Friso de Beethoven. (1902). Pabellón de la Secession, Viena. 


Amor el más universal, el más amplio, el más hermoso de todos. El que tiene más sentido. 
Y la alegría como compañera inseparable y propiciadora del amor humano. 

Pero también amor el más irreal, el más efímero, el menos cumplido. El más utópico.
Porque es amor que busca y no encuentra. Amor que quisiera ser abrazado y no halla. 

Amor entre los seres humanos. Millones de seres abrazándose en comunión con la Naturaleza bajo la benévola y complaciente mirada de un "ente" superior que no se sabe a ciencia cierta qué es, pero que parece poner paz entre todos los hombres. 
¡Qué maravillosa ingenuidad la utopía del siglo XVIII en que el hombre era bondadoso y la medida de todas las cosas! ¡Qué tiempos en el que futuro y la esperanza eran posibles!


La espléndida y sobrecogedora voz del bajo inicia el canto, al que paulatinamente se le unirán los otros tres solistas y el resto del coro, en un espectacular himno que reza más que dice:  



¡Oh amigos, no en esos tonos!
Entonemos otros más agradables
Y llenos de alegría
¡Alegría! Alegría!

Alegría, bella chispa divina,
Hija del Elíseo,
Penetramos ardientes de embriaguez,
¡Oh celeste!, en tu santuario.
Tus encantos atan los lazos
Que la rígida moda rompiera;
Y todos los hombres serán hermanos,
Bajo tus alas bienhechoras.

Quien logró el golpe de suerte
De ser el amigo de un amigo;
Quien ha conquistado una noble mujer,
¡Que una su júbilo al nuestro!
¡Sí, que venga aquel que en la tierra
Pueda llamar suya siquiera un alma!
Y quien jamás lo ha podido,
¡Que se aparte llorando de nuestro grupo!

Se derrama la Alegría para todos los seres
Por todos los senos de la Naturaleza;
Todos los buenos, todos los malos,
Siguen su camino de rosas.
Ella nos dio los besos y la vid,
Y un amigo, probado hasta en la muerte;
Al gusanillo fue dada la voluptuosidad,
Y el querubín está ante Dios.
¡Ante Dios!

Alegres, como vuelan sus soles
A través de la espléndida bóveda celeste,
Corred, hermanos, seguid vuestra ruta,
Alegres, como el héroe hacia la victoria.

¡Abrazaos, millones de seres!
¡Este beso para el mundo entero!
Hermanos, sobre la bóveda estrellada
Habita un padre amante.
¿Os prosternáis, millones de seres?
Mundo, ¿presientes al Creador?
¡Búscalo por encima de las estrellas!
¡Allí debe estar su morada!


Seguramente ni Schiller ni Beethoven pudieron pensar nunca ni por lo más remoto que aquella An die Freude del primero y al que el sordo genial pondría una de las músicas más simples, efectivas y hermosas jamas compuesta, se convertiría en un himno mundial a la hermandad entre todos los seres humanos.
No es que hayamos avanzado mucho como individuos en nuestros propósitos.
Pero hoy más que nunca esta oda es necesaria. Porque Hungría cierra estaciones de tren a los refugiados sirios, irakies, afganos: seres humanos que huyen del horror de la guerra, del exterminio, de las bombas, del sufrimiento. Porque Alemania se queja como una colegiala ñoña de que ella está aceptando a más refugiados que nadie. Porque España, en un alarde de cinismo de triple salto mortal, afirma que "aceptará" 1400 refugiados.
Porque precisamente hoy está muy lejos esa hermandad entre los hombres, hacen más falta que nunca estos versos y estas notas.
Por ello, a pesar de la que nos está cayendo y de que parece que no tenemos arreglo como especie, intenten ser un poquito felices.
Y gracias por haber llegado conmigo al final de esta serie amoroso-desesperada.



F.v.Schiller (1759-1805) y L.v.Beethoven (1770-1827)  Ode an die Freude (Oda a la alegría)(1785). 4º movimiento de la Sinfonía nº 9, en re menor, op. 125 "Choral"(1818-1824). René Pape, bajo. Jonas Kaufmann, tenor. Waltraud Meier, mezzo. Anne Schanewilms, soprano. Daniel Barenboim, director. Orquesta y coros de la Filarmónica de Berlín. Berlín, 2013. Vía Tilantelcontar

4 comentarios:

fra miquel dijo...

amor humano:
http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/europe/iceland/11835537/10000-Icelanders-offer-to-house-Syrian-refugees-after-authors-call.html

Besos

alestedemadrid dijo...

Un estupendo broche final. Besos

Frine Laena dijo...

del amor humano se habla mucho en mi casa,
Todas las chicas de la maison usan el himno de la alegría para subirle la moral a quien precisen, ¡curiosa coincidencia!

Un saludo

Freia dijo...


Fra Miquel

Ese si es un hermoso ejemplo, Miquel. Obras son amores...

Frente a ello, la imagen del cadáver pequeñito de ese nene sirio en la playa, es la viva imagen de la vergüenza de Europa y de la poca fraternidad entre los humanos.

Gracias también por tu fidelidad a la serie, a este blog y a la condesa.

Un petó molt fort

Aleste


Sé que has sido, junto con Miquel, una fiel seguidora de la serie. Ni yo misma sabría si iba a mediarla y resulta que al final han resultado 14 entradas nada menos.

Gracias por ello.

Y sí, quizá sea el amor más hermoso de todos y seguramente el más escaso.

Frine Laena

Bienvenida de nuevo, Frine.

Jajajaja. Me alegro que practiquéis mucho y con alegría el amor humano en la maison. Eso hace más por el mundo que muchas grandes cumbres europeas.