Un regalo de Sergio Astorga

lunes, 23 de abril de 2012

París: trompe-l'oeil




La Place des Vosges. París en el mes de junio. Dos personajes acuden a un especial rendez-vous. Nunca antes han estado allí juntos. Durante unos breves instantes se reconocen. Y echan a andar. Place Bastille, Boulevard Henri IV, en diagonal hacia el Sena. Caminan lentamente, están muy nerviosos y a ambos les cuesta hablar.


Cuando dejan atrás el bullicio para adentrarse en l'Île Saint-Louis, de repente, todo se vuelve más sencillo. Sonríen. Las palabras fluyen despacio mientras pasan por el comercio minúsculo de prensa y postales antiguas, por la tienda de delicatessen que hay un poquito más arriba, justo enfrente de donde ella hace ya tiempo compró aquel bolso que aún le gusta tanto. Y al llegar a la heladería ya ni siquiera ven a los turistas. París se ha vuelto amable, les deja respirar y conocerse, se ha convertido en cómplice. Caminan ahora por el lateral de Notre-Dame sin ver los comercios de souvenirs con espantosas gárgolas de resina. Al entrar en el parvis de la catedral, el sol los va siguiendo mientras, ahora sí, ríen abiertamente.

Al tomar Boulevard Saint-Michel los coches y el ruido se han difuminado. Solo el Musée Cluny y la Sorbonne sobreviven al fundido en gris. Los dos atraviesan con calma la verja y entran en el Jardin de Luxembourg. Nuevamente, mucha gente que no ven. Seguramente hablan de tonterías, de pequeñas cosas sin aparente importancia. Les bateaux à voile del estanque les hacen guiños. Está hermoso el jardín en junio, con las sillas de hierro fundido, los parterres y el pequeño palacio. Salen por un lateral del parque y, esta vez mucho más deprisa, lo bordean por el exterior para dirigirse aux Invalides. Ella también habla muy deprisa en ese momento. Le da miedo que si deja de hacerlo algo se rompa. Él se limita a mirarla. La cúpula des Invalides, la que da sombra al jardín del Musée Rodin, centellea dorada. Ahora es él quien habla y ella quien escucha y mira. Tuercen hacia la izquierda, para encontrar la mole de l'Académie Militaire.



Raoul Dufy (1877-1953). La Tour Eiffel (1935). Acuarela sobre papel. Colección privada.


Y allí, al pie des Champs de Mars, se redescubren de repente, tan silenciosamente como empezó el viaje. La tour Eiffel contempla a dos personajes nuevos, renacidos, que van acercándose a sus poderosas patas de hierro sin decir una sola palabra. Y la alegría estalla y París murmura y mide y tararea. Un dos tres, un dos tres... En un vals de tres, cuatro, cien, trescientos treinta y tres, mil tiempos diferentes. Y asciende en torbellino por los jets d'eau del Trocadero y sigue girando vertiginosamente a lo largo de la Avenue Kléber. La Place de l'Étoile los reconoce y los protege y los abriga en medio del tiovivo y las encrucijadas.

Y los árboles des Champs-Elysées se abalanzan para contemplar el ritual acompasado e íntimo de una pareja abrazada besándose, como si fueran los protagonistas de un tango.





L.Clichy. À quoi ça sert l'amour?  (¿Para qué sirve el amor?). Corto de animación de 2003, que pone imágenes a la canción del mismo nombre, creada por Laroche y Emer e interpretada por Edith Piaf y Théo Sarapo.
He incluído este delicioso corto, no porque la música sea de tema parisino sino porque en él París es, en realidad, su principal protagonista. Además, ilustraba bastante bien el alfa de este post.






J. Brel (1929-1978) Orly. En el álbum Brel. Phillips, 1977. Barclay, 2003. Letra






18 comentarios:

Isabel Barceló Chico dijo...

Me dejas fascinada con este paseo amoroso por París, una ciudad a la que no he vuelto desde más de 40 años... El corto es delicioso, me encanta la manera en que se ha hecho la animación. Un abrazo muy fuerte, querida amiga.

Txema dijo...

¡Que maravilla de paseo!

París es la ciudad de las que conozco que más me gusta, aunque no sé si me gustaría vivir allí, eso es otra cosa. Jajaja.

Pedor poder pasear con alguien a quien quieres es colosal.

Besos

María dijo...

Seguro que me moriré sin ver París, cada vez se aleja más en mi mente la posibilidad de ese viaje.
Sólo he visitado el sur en un par de ocasiones.
Menos mal que contigo y tus crónicas, jamás será esa ciudad tan bonita como cuando tú la describes. Dice un cante de Lole y Manuel: "...las caricias soñadas son las mejores" Pues eso.

Besos y gracias.

Antonio Rodriguez dijo...

Tengo ganas de volver a Paris y repetir los romanticos paseos que nos cuentas.
Un beso.

RGAlmazán dijo...

Como siempre una maravilla de entrada. El amor y París, ¿hay maridaje más claro y profundo? Si a alguien le dijeran que mencionara una ciudad ligada con el amor, no habría dudas, sería París.
Me vienen de perlas estos recuerdos literario-musicales de París, mi ciudad más amada.

Besos, querida condesa, de su leal súbdito.

Salud y República

Devaneos de un moderno Peter Pan dijo...

Une rendez-vous au printemps...

http://www.youtube.com/watch?v=uFRLv_A6pGs

http://www.youtube.com/watch?v=6kbRtTvUVr8&ob=av2e

Anda que no sabe usté ni ná, señorona! Pero, como bien dice, París no es sino un trampantojo...

www.youtube.com/watch?v=Fgn8gZHJZzA&feature=related

¡Uy, qué clasicoides estamos...!
Besos condales.
http://www.youtube.com/watch?v=l4Q7urIVYAE&feature=related

Ailleurs, bien loin d'ici! trop tard! jamais peut-être!
Car j'ignore où tu fuis, tu ne sais où je vais,
Ô toi que j'eusse aimée, ô toi qui le savais!

— Charles Baudelaire

Isabel dijo...

Leerte es pasear y soñar. La acuarela me gusta mucho tiene vida y no digamos el corto: un encanto y cierto lo que cuenta.
Amar, sobre todo amar siepre.

Un placer estar un ratito aquí, siempre un placer.

Abrazos

NáN dijo...

Deliciosa pequeña guía y un corto fantástico.

Freia dijo...

Mi querida Isabel, en cuanto su primer libro de la tetralogía esté listo, debería volver a París. Continúa siendo una ciudad asombrosa.
El texto es antiguo. Me he limitado a corregir un par de cosas y reeditarlo.

Un abrazo, Romana.

Txema

Mi buen caballero, a mí no me importaría vivir en París si tuviese un apartamento en la plaza de los Vosgos o en la isla de San Luis, se lo aseguro. Pero me temo que tendrá que ser para una anterior reencarnación.

El paseo intentaba transmitir la idea de esos primeros instantes de enajenación mental más o menos transitoria, más conocida como enamoramiento. Ya sabe, esos momentos en que uno cree que puede ponerse el mundo por montera. La decepción se suele encargar de que volvamos a la cordura.

Moi, je vous embrasse.

Freia dijo...

María

Mi querida María. Pues ahora puede estar más cerca que nunca. Un avión se hace bien llevadero, incluso para su espalda y no hay por qué pretender abarcar la ciudad; tan solo dejarse seducir por ella.
Para contradecir a Lole y Manuel, yo le diría aquello de que los peores amores no son los no correspondidos, sino los no vividos. No eche en saco roto lo que le he dicho. París es tan hermoso en primavera...

Un abrazo doble y bien grandote.

Antonio

Pues yo le hago un huequito en la maleta. Anímese, don Antonio. Ahora que Sarkozy va a soltar la poltrona, París tiene nuevos alicientes.

Freia dijo...

Rafa

Mi querido don Rafael. París y el amor es ya un tópico, pero en ocasiones hasta los tópicos son ciertos.
En todo caso, siempre es una buena excusa para hacer a la ciudad protagonista... Porque ella es la auténtica protagonista. Los amantes no pasan de ser secundarios ingenuos y torpes.

Un abrazo, kabileño.

Freia dijo...

Mi querido Peter P, vaya,os por partes.

O yo he tomado mal el primer enlace o le sale a Vd. un rendez-vous primaveral un tanto especial, con el que por otra parte, yo me identifico mucho más en estos momentos,
Me ha salido George Brassens, Je me suis fait tout petit...
Por lo que respecta a la segunda, la de Brel, he de decirle que fue una de las primeras canciones de él que escuché y que me la ha pisado Vd. Para la última entrada de la serie parisina... Ejem, ejem... ;-P
Y sí, París es un trampantojo, aunque la Piaf creyera siempre en el amor, malgré le chagrin que casi siempre es la consecuencia natural.
¿Sabe que cada vez que escucho Les Passantes de Brassens, recuerdo un texto que aparecía en las Confesiones de un pequeño filósofo (y del que creo que hemos hablado alguna vez) en el que Azorín añora a las mujeres apenas entrevistas?

En fin, querido, que siempre es un placer que me aporte su propia visión y que, definitivamente, le voy a nombrar asesor musical de esta bitácora. Un petó i una abraçada ben forts, Peter P.

Freia dijo...

Isabel

Me gusta mucho la idea de pensar que puedo hacer soñar a los demás con mis palabras.
Con respecto al amor soy mucho más descreída, pero bueno... ahí quedo el texto. En su momento, tuvo su razón de ser.

Un abrazo muy fuerte, querida costurera.

Nano

Por contraposición a la mía, la Michelin suele ser menos "deliciosa" pero mucho más efectiva. Y que juego de palabras estúpido creo que acabo de hacer.

Un beso y un abrazo fuertes.

Devaneos de un moderno Peter Pan dijo...

¡Cuánto siento el haberle pisado la canción! Si es que ya sabe usted que, conversando (aunque sea internauticamente), nos 'atalazamos' y acabamos pisándonos siempre...
Vaya, vaya. Pues qué bien, un cargo muy bonito ése que vuecencia quiere darme. Además, me ofrezco sin compromiso, sin ánimo de lucro y sin esperar una pensión vitalicia. ¡Ahí es ná!
Sobre lo de Azorín, i tant que hem parlat d'aquestes dones amagadetes... ¡Qué interesantonas ellas!

Por cierto, échele un ojo a esto:
- http://www.mnac.cat/exposicions/exp_presents_f.jsp?lan=001&actualPage=null&id=00000061
- http://historiesdelgotic.mnac.cat/

Y para el señor marqués, por si se queda con ganas de más 'Orsay': http://mmcat.cat/site/

¿No se muere usted de ganas de venir corriendo a verlo? Sé que sí... Muajajaja!

Abraçades molt fortes, maca!

Freia dijo...

¿Atalazar? Me encanta la palabra pero no tengo idea, ni la más remota, de lo que significa. El DRAE no me ha ayudado y si es un juego de palabras, no lo capto para qué voy a disimular.
Jajaja, así que nos está proponiendo un viaje a Barcelona. Ya nos gustaría ya, pero junio se presenta con el carné de baile completo y nos toca bailar precisamente con la más fea.
Un abrazo, Peter P.

Devaneos de un moderno Peter Pan dijo...

Atalazar viene de una deformación sobre el verbo 'abalanzar(se)'. Estos del DRAE no tienen ni idea...

¿Sabe lo que dicen 'Los Mojinos' sobre bailar con la más fea?

http://www.youtube.com/watch?v=31GFO5seksQ

Luego no se me queje usted sobre selección musical, que me lo ha dejado a huevo... jejeje
Ánimo con las más feas, que son las que mejor resultan ;)

¡Abrazo fortísimo!

eme jota dijo...

Ya ando por París de nuevo. Una delicia de corto. Tantas gracias. Bs.

fra miquel dijo...

Que hermoso paseo...
Y que bien contado ;o)
También me gustó el corto. Ai! Paris... Paris...
una beso