Un regalo de Sergio Astorga

martes, 11 de diciembre de 2012

Bagatelas IV










Para María, mi candela especialísima y querida. La que me lleva de la mano con la mayor naturalidad por los textos de Goethe o las notas y los versos de los lieder de Schubert. La que se parte de risa cuando toca y, al tiempo, te regala sin remilgos ni condiciones toda la hondura de su ánimo y su pensamiento.

Porque aunque finalmente ayer no pudiéramos compartir a Maria João Pires en el Auditorio sí podemos hacerlo hoy gracias a la blogosfera.

¿Y qué mejor presente, meine schöne Freundin,  que Mozart surgiendo de los dedos "piresianos" y de la batuta de ese grande, grande que es Abbado?

Además, siempre nos quedará Goerne.



W.A.Mozart (1756- 1791) Concierto para piano, nº 20, en re menor, K 466.  (Cadenzas, L.v.Beethoven). Maria João Pires, piano. Claudio Abbado, director. Orchestra Mozart. Deutsche Grammophon, 2012. 
1)  Allegro
2)  Romanze
3)  Rondo. Allegro assai

4 comentarios:

Ernesto Calabuig dijo...

Yo también me apunto al entusiasmo por María. Un abrazo. Ernesto

Antonio Rodriguez dijo...

Las he escuchado las tres mientras trabajaba con mis fotografías.
Creo que han mejorado mucho gracias a la música.
Un beso.

María Castro Hernández dijo...

Ay, Paz, muchas gracias, pero casi me muero de la vergüenza. Menos mal que más de media España se llama María.
Me encanta el brindis por Goerne, te imagino en un gesto en plan rey de Thule.
muchas gracias a ti por todo lo que nos enseñas y por lo que disfrutamos compartiendo, que al fin y al cabo, es de lo que se trata.
un abrazo

Freia dijo...

Ernesto


¡Qué le voy a contar, don Ernesto, que Vd. no sepa mejor que yo!

Enhorabuena a ambos... por tenerse.

Un abrazo

Antonio

Mi buen don Antonio. No se me quite méritos. Las fotos ya son buenas de por sí, que la música alegra el espíritu pero no hace milagros.

Un abrazo muy fuerte.


María

¡Ay, Marieta! Lo ve como tengo yo razón en quererla tanto... por tantas y tantas cosas... Yo aspiraba solo a ser Ingrid Bergman y Vd. me ha equiparado nada menos que a un personaje goethiano de los más hermosos que la literatura ha creado. El amor fiel más allá de la muerte nos hace a todos tanta falta...

Un beso muy, muy fuerte y el abrazo más cálido que se pueda Vd. imaginar.